sábado, 13 de julio de 2024
Gaudium news > Ambiente tenso, en la tercera audiencia de Sustituto vaticano en corte de Londres

Ambiente tenso, en la tercera audiencia de Sustituto vaticano en corte de Londres

Se cumplió el pasado 4 de julio, la tercera audiencia a la que ha debido asistir Mons. Edgar Peña Parra, por la compra de una propiedad en la Sloane Avenue.

cq5dam.thumbnail.cropped.1500.844

Foto: Vatican Media

Redacción (09/07/2024 16:49, Gaudium Press) Se cumplió el pasado 4 de julio, la tercera audiencia a la que ha debido asistir Mons. Edgar Peña Parra, Sustituto de la Secretaría de Estado, por el juicio que se desarrolla en la Royal Court of Justice de Londres, sobre el caso de la compraventa de una propiedad en la Sloane Avenue de esa ciudad.

Esta tercera comparecencia del Arzobispo se caracterizó por una mayor tensión, según expresa Vatican News: “Una audiencia caracterizada por un clima de mayor tensión que las anteriores y por momentos menos serenos en los intercambios, especialmente por parte del abogado Charles Samek, defensor del financiero Raffaele Mincione (condenado en primera instancia por el Tribunal Vaticano en diciembre de 2023)”.

El abogado de Mincione, que busca demostrar la buena fe de su defendido en sus tratativas con la Secretaría de Estado vaticana, al final de la audiencia hizo un elenco de 20 proposiciones contrarias a las posiciones de la Santa Sede, a las que Mons. Peña Parra respondió con un claro: “No acepto ninguna de sus conclusiones”. Una de las afirmaciones del abogado Samek es que el Sustituto habría dado al Papa informaciones parciales e incoherentes en una nota informativa, que entre otras cosas trataba sobre el asunto de la propiedad en Londres. “Se trata de un punto —al que el Sustituto ya había respondido el jueves— que fue aclarado en un documento presentado al inicio de la audiencia por el defensor de la Secretaría de Estado, Samar Abbas Kazmi”, expresa Vatican News.

Todo se refiere a una nota con fecha de 2 de mayo de 2019 en la que Mons. Peña Parra reconstruía al Papa el asunto de la venta de la propiedad en Londres.

“Lo mismo ocurre con la cuestión del pago a [el bróker] Torzi, certificado con facturas que indicaban servicios del corredor que en realidad no fueron realizados, tras las presiones de este último. Torzi, dijo monseñor Peña Parra en la sala del tribunal, estaba amenazando con revender el edificio. Así lo demuestra, por ejemplo, ‘el folleto’ que llegó a las oficinas de la Secretaría de Estado ‘una semana antes del inicio del momento final’, que decía ‘abiertamente que la intención era vender el edificio’”, expresa Vatican News.

“‘El señor Torzi sólo quería hacer lo que quería’, afirmó el diputado. Y lo hizo gracias a las mil acciones con derecho a voto adquiridas mediante un acuerdo de compraventa de acciones, acuerdo firmado en su oficina de Londres en noviembre de 2018 en presencia de dos funcionarios de la Secretaría de Estado, firmado ‘sin autorización’ por el entonces jefe de la Oficina Administrativa, monseñor Alberto Perlasca, y ratificado por Peña Parra tras las seguridades recibidas de quien le había sido presentado como ‘nuestro abogado’, Nicola Squillace (condenado en primera instancia): ‘Me envió un monumento de mentiras’”, continúa el informativo Vaticano.

“Torzi, sin embargo, ‘después de enviar esa factura falsa’ (sobre supuestos servicios de administración de propiedades) ‘tuvo prácticamente ningún contacto o poco contacto’ con la Santa Sede, observó el Sustituto, subrayando que el corredor solía comportarse de esta manera. Ya meses antes, recordó, ‘en mi despacho’ había despedido del consejo de administración del fondo Gutt a Fabrizio Tirabassi, ex funcionario de la Oficina Administrativa (condenado en primera instancia), el único que hasta entonces representaba a la Santa Sede.

“La tesis del abogado Samek, defendida en todo momento, fue que había un acuerdo con Torzi. ‘Pasamos meses negociando con una persona que tenía buenas razones para creer que era fraudulento’, dijo. ‘Le pagó a la misma persona 15 millones cuando ella y el Papa acordaron pagar 1 o 2 millones’, le dijo al Sustituto, en referencia a una cifra inicial destinada a poner fin a cualquier relación con el intermediario.

“Además, según Samek, con el acuerdo de noviembre de 2018 en Londres (acuerdo marco) se cerraron todas las relaciones con Mincione y sus empresas. Entonces —preguntó— ¿dónde está la tan cacareada ‘conspiración’ entre Torzi y su cliente? Entre varios puntos, el Sustituto insistió en uno en particular para demostrar la relación entre Mincione y Torzi, a saber, el hecho de que la esposa de Mincione seguía utilizando para su negocio una oficina del edificio, que ya había sido pasado en gestión a Torzi, para una actividad suya (‘o alguien más lo usaba para ella’), sin pagar alquiler alguno.

“El barrister (así se llaman los abogados que presentan la acusación ante el tribunal) insistió haciendo proyectar en las pantallas de los PC de la pequeña Sala 19, y luego leyéndolos durante unos 15 minutos seguidos, todos los chats entre el bróker y el entonces secretario del Sustituto, monseñor Mauro Carlino, el único absuelto entre los diez acusados ​​en el proceso del Vaticano. Para Samek, esos mensajes de WhatsApp demuestran que ‘su secretario estuvo en contacto con Torzi para la formulación una factura falsa’. Todo lo contrario, respondió [monseñor] Peña Parra, según quien las insistentes respuestas de Torzi son la clara demostración de lo que los jueces vaticanos han definido como ‘extorsión’.

“‘No estoy de acuerdo con nada. Ésta es su versión de las cosas’, afirmó el testigo Mons. Peña Parra. ‘Rechazamos esa factura y las actividades que Torzi dijo haber hecho para nosotros, por eso le dije claramente a mi equipo que mi carta no era una factura. No he mentido’, afirmó, subrayando que su indicación a Credit Suisse para que le concediera la transferencia de 5 millones era ‘full and final settlement of all our contractual obligations (la liquidación total y definitiva de todas nuestras obligaciones contractuales)’. Sin embargo, los archivos adjuntos de este correo electrónico a Credit Suisse informaron de otros motivos, incluidos los servicios prestados por Torzi para propiedades en otras ciudades”, continúa Vatican News.

“‘Soy ciertamente responsable de lo que he hecho, pero tengo un equipo’ capaz de distribuir documentos ya discutidos y aprobados, aclaró el Sustituto, añadiendo con un toque de ironía: ‘Normalmente, sí, soy yo quien envía los faxes yo mismo’. En varios pasajes Peña Parra recordó la importancia de su papel y los compromisos que exige, también ante las apremiantes preguntas del abogado que parecían no tener en cuenta las cadenas de trabajo en el Vaticano. ‘No soy responsable de la oficina administrativa de manera que tenga que cuidar cada fotocopia, cada documento. Me ocupo de las cosas importantes de cada trabajo y responsabilidad.

“En un sistema diferente al italiano, con preguntas basadas en fechas, números y documentos inmediatamente transmitidos a computadoras e inmediatamente para ser enmarcados, [Mons.] Peña Parra partía a veces desde lejos en sus respuestas para ofrecer ‘un contexto’ a la Corte. ‘Esta no es una oportunidad para hacer discursos…’, ‘es una distracción de la pregunta’, interrumpió el abogado, que llegó incluso a cuestionar el uso diferente de los títulos ‘Santo Padre’ y ‘Santidad’ en algunos documentos. El juez Robin Knowles recordó al propio abogado que debía hacer preguntas más breves y específicas o no insistir en puntos que el testigo ya había respondido o que desconocía. Como los 200 millones pagados en 2014 a la Sicav (la sociedad vehículo reconducible a las de Mincione) en Luxemburgo. “No estaba en el Vaticano –respondió lacónicamente monseñor Peña Parra– llevaba una vida feliz en Mozambique”, termina la nota de Vatican News.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas