jueves, 09 de julio de 2020
Gaudium news > Arquidiócesis de St. Louis, defiende la imagen de su Santo: San Luis, Rey de Francia

Arquidiócesis de St. Louis, defiende la imagen de su Santo: San Luis, Rey de Francia

Además de la defensa oficial, uno de los sacerdotes enfrentó con paciencia a una manifestación para exponer la vida de San Luis.

Apoteosis de San Luis Gaudium Press

Estatua de la Apoteosis de San Luis, obra de Charles Henry Niehaus. Foto: Colin Faulkingham

St. Louis (30/06/2020 20:25:14, Gaudium Press) La estatua de San Luis, Rey de Francia, ubicada en la ciudad de Saint Louis, Estados Unidos, fue gravemente amenazada durante una protesta contra el racismo. Ante las acusaciones de que la imagen representaba “el odio” por honrar un gobernante blanco, un grupo de católicos se reunió a proteger el monumento. Entre ellos se encontraba un sacerdote, el P. Stephen Schumacher, quien tomó un megáfono para exponer con paciencia los méritos del Santo en medio de los gritos de sus contradictores.

“San Luis fue un hombre que tuvo la voluntad de usar su reinado para hacer el bien para su pueblo”, expuso el sacerdote a cerca de 200 manifestantes airados, según reportó CNA. Con datos precisos, contrarrestó varias acusaciones infundadas, pero frecuentemente era silenciado por los gritos. Los fieles presentes rezaron el Santo Rosario y cantaron himnos religiosos y finalmente consiguieron que los manifestantes no llegaran hasta el monumento.

San Luis, modelo y orgullo de los habitantes

Por su parte, la Arquidiócesis de St. Louis mitió el pasado 28 de junio una declaración sobre la estatua para desmentir los supuestos motivos para su derribo. “Para los católicos, San Luis es un ejemplo de un hombre imperfecto que buscó vivir una vida cuyo modelo fue la vida de Jesucristo”, expuso la declaración. “Para los habitantes de St. Louis, él es un modelo de cómo debemos cuidar a nuestros conciudadanos y un nombre del cual nos deberíamos sentir orgullosos de identificarnos”.

“El renombrado trabajo de caridad del rey Luis IX ayudó a elevarlo a la santidad. Sus cenas diarias fueron compartidas con numerosos mendigos, a quienes invitó a la mesa real”, recordó la Arquidiócesis. “Él personalmente pagaba para alimentar a más de 100 parisinos pobres todos los días. Su cuidado por los enfermos era igualmente conmovedor: San Luis frecuentemente servía a los leprosos”.

La espada que lleva la estatua de San Luis, por ejemplo, no es esgrimida verticalmente como gesto de guerra, sino que lleva el filo hacia abajo como símbolo de paz. Este simbolismo fue intencional en el inicio del siglo XX, cuando se erigió el monumento “y la paz es lo que los oriundos de St. Louis buscan en este siglo”, recordó la Arquidiócesis.

Con información de Arquidiócesis de St. Louis y CNA.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas