sábado, 06 de marzo de 2021
Gaudium news > Ay del pueblo que expulsa a la Virgen…

Ay del pueblo que expulsa a la Virgen…

En Francia, en un homenaje al profesor decapitado Paty, fue hallada una antigua imagen de Nuestra Señora en una escuela.

Redacción (13/01/2021 09:15, Gaudium Press) El triste laicismo francés, que se viste constantemente de persecución a la religión, o más específicamente al catolicismo, que no a las otras religiones.

No deja de notarse la paradoja de lo ocurrido en una escuela en Laval – Francia, en diciembre pasado.

Leer también: Obispos de Francia se solidarizan con comunidad educativa, tras decapitación de profesor al norte de París 

Con ocasión de un homenaje que la escuela le estaba haciendo al profesor Samuel Paty, el docente decapitado en octubre pasado por un radical musulmán, fue descubierta una imagen muy antigua de la Virgen que estaba en el patio. Y como Francia es laica, la imagen de la Virgen fue ‘expulsada’ de la escuela.

Causa hasta una cierta hilaridad, pero lo ocurrido es toda una metáfora de lo que pasa en Francia.

El día en que se homenajea a un profesor víctima del terrorismo islámico, una de las consecuencias prácticas del homenaje es la expulsión de un entrañable símbolo católico del centro de enseñanza.

El laicismo, en el reino de la libertad, un caos… Motivado por la indignación en la opinión fruto de hechos como el asesinato del profesor Paty, el gobierno Macron anuncia medidas para obligar que solo sea impartida una educación realmente acorde con los valores de la República, con el espíritu ciudadano, una educación laica.

¿Pero a Francia… no la construyó la Iglesia? ¿Los valores católicos son lo opuesto a los valores de la República? ¿Cuándo se proclamó la República se echaron por las borda 1.300 años de historia, de cultura cristiana, que es por lo demás la cultura aún querida por buena parte de la población? ¿Por qué una imagen de la Virgen no puede estar en la escuela de un país que en grandísima medida fue hecho por el Catolicismo?

Y mientras tanto, aún se siguen expidiendo en Francia ‘certificados de virginidad’, exigidos por ciertos musulmanes a sus futuras cónyuges para poder realizar el matrimonio. Es que parece que el laicismo sólo llora por un ojo, el ojo que mira a los cristianos.

“Curva la cabeza sicambro…”

La solución a los problemas de Francia – con ecuanimidad, sin extremismos pero con decisión y fe, es que ‘vuelva a sus raíces’– como está de moda decir por estos días: Francia fue grande cuando fue cristiana, y así se lo prometió el Corazón de Jesús a Luis XIV, cuando por boca de Santa María Margarita le dijo que colocara ese Divino Corazón en sus estandartes. Francia debe hacer como Pablo, defender lo que antes perseguía.

Debe hacer lo que le dijo San Remigio a Clovis cuando lo bautizaba: “Curva tu cabeza, sicambro; adora lo que quemaste, y quema lo que adoraste”.

El extremismo desintegrador en Francia no será realmente enfrentado por un laicismo amorfo, vetusto, indefinido cuando no perseguidor del catolicismo. Francia solo se reerguirá cuando buena parte de los corazones escuchen la voz de ese Corazón que tanto amó a los hombres y por ellos fue tan poco amado, pero que sigue enviando sus rayos de luz a todos aquellos que no le cierren brutalmente la puerta.

Ay del pueblo que expulsa a la Virgen, último recurso a Dios… Bienaventurado el pueblo que se vuelve a la Virgen.

Por Saúl Castiblanco

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas