domingo, 01 de agosto de 2021
Gaudium news > Cardenal Parolin dice que texto de ley contra homofobia castigaría cualquier distinción entre hombre y mujer

Cardenal Parolin dice que texto de ley contra homofobia castigaría cualquier distinción entre hombre y mujer

Regresando de México, el purpurado dio entrevista sobre la llamada ley Zan a Vatican News.

Redacción (24/06/2021 16:11, Gaudium Press) Sí, parece que todos los intérpretes en los cuatro rincones del globo de la nota verbal de Mons. Gallagher objetando disposiciones de la llamada ley Zan, se equivocaron en algunos aspectos.

Regresando de México, el Secretario de Estado Cardenal Pietro Parolin, hizo una serie de precisiones al respecto.

Lo primero que manifestó el Cardenal Parolin en entrevista publicada en Vatican News es que el texto donde el Vaticano manifestaba las preocupaciones por la llamada ley Zan, o ley contra la homofobia y la transfobia, debía permanecer discreto: “Era un documento interno, intercambiado entre administraciones gubernamentales a través de canales diplomáticos. Un texto redactado y diseñado para comunicar algunas inquietudes y ciertamente no para ser publicado”.

Una indefinición en el tema de discriminación

Tampoco pedía el Vaticano “bloquear la [proyecto] ley”. “Nuestra preocupación concierne a los problemas interpretativos que podrían surgir si se adoptara un texto con contenidos vagos e inciertos, lo que terminaría trasladando la definición de qué es delito y qué no lo es a la etapa judicial. Pero sin darle al juez los parámetros necesarios para distinguir. El concepto de discriminación sigue siendo de contenido demasiado vago”, expresa el Cardenal.

En lenguaje diplomático, lo afirmado por el purpurado sigue siendo gravísimo, y acorde con lo que expresaron diversos medios el pasado 22: el texto del proyecto de ley podía llevar a la justicia penal indiscriminadamente a muchos por discriminación, y quien terminaría decidiendo que es discriminación o no no sería una ley objetiva sino una justicia interpretativa.

Continua el Cardenal Parolin diciendo que “a falta de una especificación adecuada, se corre el riesgo de juntar las conductas más diversas y por tanto hacer punible cualquier posible distinción entre hombre y mujer, con consecuencias que pueden resultar paradójicas y que a nuestro juicio conviene evitar. (…) La necesidad de definición es particularmente importante porque la legislación se mueve en un área de relevancia criminal donde, como es sabido, lo que está permitido y lo que está prohibido debe estar bien determinado”. Nuevamente, las afirmaciones del Cardenal son gravísimas: la mera distinción entre hombre y mujer podría ser objeto de una acción penal. Aunque el Cardenal parezca querer bajarle la temperatura al tema, la caldera verdaderamente arde.

La intervención vaticana, preventiva, era requerida pues si no la “Santa Sede” podría “haber sido acusada de silencio culpable, especialmente cuando se trata de aspectos que son objeto de un acuerdo”, el Concordato entre Italia y la Santa Sede.

Expresa también el Cardenal Parolin que ya “la Conferencia Episcopal Italiana ha hecho todo lo posible para plantear objeciones al proyecto de ley. Ha habido dos declaraciones al respecto”. Este organismo “no ha pedido bloquear la ley, sino ha sugerido modificaciones”, una “‘modulación’ al texto”.

Modificaciones, modulación, o bloqueo, lo cierto es que el texto representa una espada de Damocles sobre la acción católica y la propia existencia católica en la sede del Papado. El mundo seguirá atento a su desarrollo. (Gaudium Press / Saúl Castiblanco)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas