jueves, 22 de febrero de 2024
Gaudium news > Cuando tocamos y la puerta no se abre…

Cuando tocamos y la puerta no se abre…

Jesús dijo: “Pedid y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá”. Pero ¿por qué muchas veces pedimos y no obtenemos, buscamos y no encontramos, llamamos y la puerta no se abre?

close de uma pessoa batendo na porta com uma velha aldrava 700x467 1

Foto: Imagem de wirestock en Freepik

Redacción (04/12/2023 15:33, Gaudium Press)  Lamentablemente, muchas personas, cuando piden algo a Dios y no lo obtienen, acaban desanimadas en su fe, cambiando de religión o abandonando completamente la vida espiritual. No es fácil pedir y no recibir.

Y no me refiero sólo a aquellos que piden cosas materiales sin las que perfectamente pueden vivir: un coche nuevo, una casa más grande, condiciones para hacer el viaje de sus sueños, más dinero para adquirir un activo. Estas cosas son legítimas y no está mal desearlas, pero son bienes que podemos obtener con nuestro propio esfuerzo. Con la bendición de Dios, siempre, aunque sin necesidad de milagros.

¿Está mal pedirle a Dios que nos ayude a obtener tales cosas, a alcanzar tales sueños? No, no está mal, considerando que todo es de Dios y podemos pedirle lo que necesitemos. La cuestión es que muchas veces pedimos más de lo que necesitamos o incluso lo que ni siquiera necesitamos. Y, cuando nos enfrentamos a la negación, actuamos como niños con rabietas, poniéndonos “malos” con Dios cuando Él no nos da lo que queremos.

Solicitudes legítimas

Sin embargo, no me refiero a eso, a cosas superfluas o que queremos sólo para satisfacer nuestro egoísmo o nuestra vanidad. Me refiero a peticiones serias, cosas verdaderamente importantes.

Es común que, cuando las personas están enfermas o tienen un ser querido enfermo, oren por su curación. Dependiendo de la gravedad del caso, piden un milagro. Sin embargo, en muchos casos, el milagro no llega, la cura no ocurre y quienes oraron, creyeron, buscaron, esperaron, terminan experimentando dolores y sufrimientos atroces que duran largos períodos, a veces años, o incluso toda la vida y puede llevar a la muerte.

En otras ocasiones se realiza una petición legítima, que puede incluso ser material. Una persona a punto de perder su casa, por ejemplo, pide ayuda a Dios para evitar que esto suceda, o para evitar la quiebra; alguien que necesita desesperadamente conseguir un trabajo para mantener a su familia con niños pequeños; un trato que realmente necesita la persona cerrar, en el que se ha invertido todos sus recursos y esperanzas, o incluso la victoria en un caso legal, el matrimonio con alguien a quien realmente se ama.

Se reza, se hacen novenas, promesas, votos, peregrinaciones, ayunos, penitencias, y el pedido no es atendido. Se pide y no se obtiene. Uno busca y no encuentra lo buscado. Tocas y la puerta no se abre.

Es difícil mantener la fe ante la adversidad

Mantener la fe no es cosa fácil, es una lucha diaria, pues las tentaciones son muchas y las ilusiones creadas para confundirnos aumentan cada vez más. Como resultado, el número de incrédulos aumenta. Sin embargo, mantener la fe en circunstancias normales, cuando todo va bien, es algo que se hace fácilmente. Lo difícil es mantener la fe ante la adversidad, especialmente ante el silencio de Dios y su aparente negativa a ayudarnos.

Ante situaciones como ésta, pienso siempre en los santos, que atravesaron grandes desiertos y muchas pruebas, sin desanimarse, sin abandonar la fe y, sobre todo, sin cuestionar a Dios. Es cierto que estas almas iluminadas se entristecieron y, en algunos momentos, incluso pudieron sentir algún abatimiento, pero no se desesperaron ni abandonaron a Dios porque las cosas no salieron como hubieran querido.

Reconozco que es difícil. Es doloroso. Es desalentador creer en una promesa que no se cumple, porque las palabras de Jesús son claras y están en las Sagradas Escrituras, no son libros apócrifos ni invención humana: “Pedid y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe. Quien busca, encuentra. Al que llama, se le abrirá” (Mt 7, 7-8).

Dios no miente ni se contradice

Entonces, si está escrito, y con tanta claridad, ¿por qué Dios no nos responde cada vez que le pedimos? ¿Por qué nos deja rogar, clamar, suplicar y no nos responde, no nos atiende? ¿Será que este precepto no es para todos? ¿Será que existen hijos privilegiados? Si Dios atiende a unos y a otros no, ¿cuáles son los criterios que utiliza?

La respuesta, amigos míos, está en la continuación misma del pasaje del Evangelio de San Mateo: “¿Quién de vosotros dará una piedra a su hijo si le pide pan? Y si le pide un pez, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre celestial dará cosas buenas a los que se las pidan”. (Mt 7, 9-11).

Pero, Alfonso, ¡estos versículos son la confirmación de los primeros! Jesús está diciendo que nosotros, siendo hombres malos e imperfectos, damos cosas buenas a nuestros hijos y que Él, siendo Dios, también se las dará a quien se lo pida. Sí, parece que eso es exactamente lo que dice el pasaje bíblico, pero fíjese que hay un adjetivo que marca la diferencia: cosas buenas. “Vuestro Padre celestial dará cosas buenas a quienes le pidan”.

No sabemos lo que hay ahí…

Debemos tener muy claro que vemos imperfectamente, y que lo que le pedimos a Dios, aunque nos parezca algo excelente, puede no ser algo bueno. Puede que sea algo momentáneamente bueno, pero pondrá en riesgo la salvación de nuestra alma, y ​​esto es algo que no podemos ver, porque tenemos escamas en los ojos. También debemos recordar las palabras del apóstol Pablo: “Todo ayuda al bien de los que aman a Dios”. (Rom 8,28). Y cuando dice todo, ¡significa todo!

No importa lo que haya buscado y no encontró, lo que pidió y no obtuvo y cuánto llamó, incluso si golpeó la puerta y no se abrió. Descanse en paz, no sabe lo que hay al otro lado de la puerta. Dios sabe.

Es seguro que un día veremos con claridad, y entonces entenderemos de cuántas trampas nos ha librado Dios, de cuántas situaciones difíciles y peligrosas nos ha sacado, y cuánto debe haberle dolido mantenernos enfermos para evitar que caigamos en pecados que echarían todo a perder si se restableciera nuestra salud. Haber visto nuestra derrota donde esperábamos el triunfo, haber quedado solos cuando había alguien tan cerca… Nosotros vemos la puerta. Dios ve mucho más allá de ella.

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas