lunes, 17 de enero de 2022
Gaudium news > Descubrimiento en Medicina sobre la Maternidad Divina de María

Descubrimiento en Medicina sobre la Maternidad Divina de María

Un estudio reciente revela que, en todo embarazo humano, la madre recibe células del niño, que protegen y fortalecen el organismo de la madre hasta el final de su vida.

Redacción (14/01/2022 15:52, Gaudium Press) Afirma la doctrina católica que Aquel a quien el universo no puede abarcar se hizo Hombre en el seno de la Virgen María. Un misterio tan sublime y grandioso que, aún hoy, sigue revelando maravillas nunca antes descubiertas. Esta vez, la ciencia corroboró al encontrar un aspecto más de Jesús y María en este abismo infinito preciosidades.

La medicina sugiere el estudio de la teología mariana

La ciencia no viene a confirmar la fe de la Iglesia. Más bien, viene en ayuda de la razón para mostrar que las realidades sobrenaturales reveladas por Dios y custodiadas por la Santa Iglesia Católica no contradicen la realidad de las cosas visibles.

En este sentido, un estudio reciente realizado en la Universidad de Michigan (EE.UU.) demuestra que, en todo embarazo humano, la madre recibe células de su hijo, genéticamente distintas a las suyas. Gracias a este descubrimiento de la ciencia médica y biológica, se puede afirmar que la Virgen María no sólo llevó en su seno al Divino Niño, sino que las células del mismo Cristo pasaron a su torrente sanguíneo y permanecieron en ella durante toda su vida terrena.

Y aún hoy, desde que María fue elevada en cuerpo y alma al cielo, las células de Cristo se encuentran en ella y forman parte de su cuerpo. Este descubrimiento medicinal, basado en el conocimiento del microquimerismo materno-fetal, trasladado al campo de la teología mariana, nos ofrece una verdadera fuente de meditaciones sobre la grandeza de la que fue elegida para ser Madre de Dios.

Con el resultado de estos estudios, se constata que la unión que perdura entre el Creador y su Santísima Madre no son sólo lazos espirituales, sino también físicos y diríamos con razón, biológicos y genéticos.

Un vínculo estrecho de entrega y protección

Otro aspecto impresionante y a la vez maravilloso de esta relación entre Madre e Hijo, presentada por estudios recientes, es el estrecho vínculo de entrega y protección mutua, que replica lo que existe entre las Tres Divinas Personas, definidas por el catecismo como una “comunión de amor”. Primero, porque al procrear, los seres humanos participan de la actividad creadora de Dios, que nace de su Amor. Y segundo, porque cuando aparece nueva vida, a través de la placenta, células de la madre ingresan al niño y viceversa, de modo que madre e hijo comienzan a protegerse y regenerarse (amarse) mutuamente.

Por Cícero Leite

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas