viernes, 03 de julio de 2020
Gaudium news > Diócesis de Pyongyang, Corea del Norte, será consagrada a la Virgen de Fátima

Diócesis de Pyongyang, Corea del Norte, será consagrada a la Virgen de Fátima

El anuncio de la Consagración de Pyongyang fue hecho por el Card. Soo-jung Yeom , Arzobispo de Seúl y Administrador Apostólico de la diócesis norcoreana.

PYONGYANG GAUDIUM PRESS

La religión católica es completamente prohibida en Corea del Norte Foto: PXfuel.

Seúl (26/06/2020 22:00:17, Gaudium Press) El Card. Soo-jung Yeom, Arzobispo de Seúl, Corea del Sur, celebró una Eucaristía en la Catedral de Myeongdong para conmemorar los 70 años del inicio de la guerra de Corea. En la celebración anunció la decisión de consagrar próximamente la Diócesis de Pyongyang, Corea del Norte, a Nuestra Señora de Fátima.

La autoridad del prelado para tomar esta decisión proviene del hecho de que la Diócesis de Pyongyang, a pesar de estar en un país que prohíbe por completo la religión católica, sigue manteniéndose activa para la Santa Sede. Las diócesis norcoreanas fueron encomendadas a la autoridad de Obispos en Corea del Sur, aunque éstos no pueden atravesar las fronteras ni pueden ejercer su ministerio en el país comunista. Los Obispos de Corea del Norte fueron perseguidos y fallecieron en medio de la persecución de mediados del siglo XX.

Pyongyang, una diócesis desierta

En el caso de Pyongyang, su Obispo, Mons. Francis Hong Yong-ho, fue capturado en 1949, tras lo cual desapareció. En el momento de su detención, el prelado tenía la dignidad de Vicario Apostólico, pero el Papa San Juan XXIII lo nombró Obispo en 1962. A pesar de este nombramiento ,que suponía un aumento de la presión al régimen comunista en favor de su liberación, nunca se tuvo noticia de su paradero. La Diócesis de Pyongyang fue confiada al Arzobispo de Seúl en calidad de Administrador Apostólico.

“La razón por la que miro atrás a nuestra historia de 70 años, y siendo que soy uno de los que ha vivido la guerra del 25 de junio de un modo directo, es para pedirles aunar todas las fuerzas y todos los corazones a fin de servir, como sea, a la construcción de nuestra Península coreana”, manifestó el Arzobispo en su predicación, según AsiaNews. El purpurado pidió trabajar por “una sociedad en la cual todo el pueblo, tanto del Sur como del Norte, liberado de las ataduras del pasado a través de la ‘purificación de la memoria’ viva una vida verdaderamente humana, en la ‘verdadera paz que el Señor nos concede'”.

La celebración contó con numerosos sacerdotes, religiosas y laicos, aunque el número fue limitado a causa de las normas de prevención de contagio de COVID-19. De acuerdo a lo determinado en la Asamblea Plenaria de otoño de los Obispos de Corea de Sur, la conmemoración de los 70 años del inicio de la guerra se llevó a cabo a nivel diocesano y no nacional.

Con información de AsiaNews.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas