viernes, 19 de julio de 2024
Gaudium news > Dos hermanos gemelos, nuevos sacerdotes en Siria

Dos hermanos gemelos, nuevos sacerdotes en Siria

Su vocación nace bajo las bombas y el zumbar de las balas, en medio de lo que se conoce como la Batalla de Alepo (2012-2016).

Sin titulo 2

Redacción (03/08/2023 11:11, Gaudium Press) No es todos los días que un par de gemelos son ordenados sacerdotes. Aumenta la alegría cuando su ministerio se desarrollará en una zona tan sufrida como Siria.

Se trata de los hermanos Johnny y George Jallouf, franciscanos, que fueron ordenados presbíteros de la Iglesia Romana el pasado sábado 6 de julio, en la iglesia de San Francisco de Asís de Alepo. El ordenante fue Mons. Hanna Jallouf, Vicario Apostólico de los Latinos de esa ciudad.

Su vocación nace bajo las bombas y el zumbar de las balas, en medio de lo que se conoce como la Batalla de Alepo (2012-2016), tal vez el capítulo más terrible de la guerra en Siria.

“Traté de asistir a misa todos los días”, relató el hoy P. George. “Tenía miedo, pero yo repetía: ‘no temo nada porque tú estás conmigo’. Esta frase me guio, me tranquilizó, me dio paz”.

George y Johnny estaban muy involucrados en la parroquia cristiana de Alepo como monaguillos, catequistas y en varios grupos de jóvenes. “A veces nuestros padres nos preguntaban si queríamos alquilar una habitación en el convento y pasar la noche allí”.

Estalla la guerra cuando ellos tenían 15 años.

A los 18, George participó en una peregrinación o Marcha Franciscana, que fue decisiva. “Le pedí señales al Señor”, cuenta. “No quería empezar algo y luego dar marcha atrás.

Allí recibió una señal muy clara.

“Así como experimenté las manos de Jesús que me levantaron de mi pecado y me abrazaron como evidencia de su amor por mí, así quiero ser ese instrumento que conecta a Dios y a las personas a través del sacramento del sacerdocio”, afirmó George.

Por su parte, Johnny comentó: “Sentí las primeras semillas de la vocación a la edad de 15 años. En ese momento, mi hermano y yo íbamos regularmente a la iglesia y participábamos en sus actividades, especialmente en el servicio de Misa. Un día estaba escuchando un himno con letra de Santa Teresa del Niño Jesús, y me atrajo la frase ‘en el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor; de este modo lo seré todo, y mi deseo se verá colmado’, porque en ese momento era como cualquier adolescente lleno de emociones y sentimientos”.

Sabía que Dios lo llamaba a algo, sin embargo se decía a sí mismo que aún era joven y primero deseaba cumplir el sueño de estudiar medicina.

“Pero después de aproximadamente un año y medio, la idea del llamado volvió cuando una vez escuché algo como ‘el Reino de los Cielos, que se asemeja a un hombre que vendió todo lo que tenía para poder adquirir la perla’. Después de meditarlo, entendí que la perla no es más que nuestro Dios, a quien necesito seguir”, comentó.

Una vez sostenía una imagen del Corazón de Jesús, y quiso mirar lo que había detrás del marco. Entonces, leyó la frase: “Dame almas y toma el resto”. “Después comprendí el deseo de Dios de que yo fuera médico de almas y no de cuerpos. He tomado esta frase como lema de mi servicio sacerdotal”, explicó.

Con información de CNA.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas