lunes, 30 de enero de 2023
Gaudium news > EE.UU.: Primer sacerdote sordo de los EE.UU. visita parroquia de Minnesota

EE.UU.: Primer sacerdote sordo de los EE.UU. visita parroquia de Minnesota

P. Tom Coughlin es el primer sacerdote ordenado sordo en los Estados Unidos.

Padre Coughlin

Redacción (05/12/2022 09:46, Gaudium Press) La primera persona sorda ordenada sacerdote católico romano en los Estados Unidos, en 1977 por los Trinitarios, el P. Coughlin, de 75 años, dejó esa orden y ayudó a fundar una comunidad de sacerdotes y hermanos que sirven a sordos, discapacitados, marginados y minorías en parroquias y hospitales. La orden, los Misioneros Dominicos para el Apostolado de los Sordos, tiene su sede en Newark, Nueva Jersey.

El Padre Coughlin concelebró la Misa con el Padre Mike Krenik, párroco, en la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Minneapolis, donde aproximadamente la mitad de los feligreses son sordos.

El P. Coughlin contó que se sentía solo cuando era novicio trinitario y consideró irse. Pero su director le dijo: “Hay que sufrir para que los demás lo tengan más fácil”. El Padre Coughlin entendió entonces el significado de su sufrimiento. “Eso me explicó por qué tuve que sufrir al entrar al seminario”, y decidió quedarse.

El sacerdote jesuita William O’Brien, director de novicios en el noviciado jesuita de San Alberto Hurtado en St. Paul, invitó al P. Coughlin a visitar al novicio sordo Todd Honas de Nebraska, quien está en su primer año de formación. Esa oportunidad se presentó cuando el Padre Coughlin tuvo que viajar para presidir una boda el 19 de noviembre.

El seminarista Honas, de 25 años, ha estado ayudando en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen desde septiembre, sirviendo como lector en la Misa, dirigiendo un “grupo de fe” semanal y ocasionalmente dando la Comunión a los feligreses sordos. El P. Coughlin señaló que el P. O’Brien esperaba que le diera apoyo y aliento a Honas.

Los problemas específicos de las personas sordas

Es muy importante para él que yo sea su amigo y apoyo, porque él es muy nuevo en esta experiencia, ingresando a una comunidad religiosa, a la vida religiosa… y estoy muy feliz de poder aconsejarlo y apoyarlo”, explicó el p. Coughlin a través de un intérprete.

Las personas sordas enfrentan desafíos significativos con los sacerdotes, por ejemplo en el sacramento de la penitencia, porque “no se puede usar un intérprete para la confesión; se necesita un sacerdote sordo”, que entienda, subrayó el seminarista. Le gustaría que no se necesiten intérpretes en la Misa, porque la comunicación debe ser directa.

Servir a los sordos o con problemas de audición nos recuerda “que debemos tener en cuenta a aquellos que no pueden utilizar los medios normales para ponerse en contacto con su fe religiosa”, dijo el P. Kenney, de 92 años, quien sirvió a los sordos en la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis, durante 40 años.

Con información y foto de thecatholicspirit.com.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas