sábado, 22 de junio de 2024
Gaudium news > El arte de representar bien lo invisible

El arte de representar bien lo invisible

El arte es capaz de estimular o frenar las pasiones más íntimas del hombre, llevándolo a aceptar ciertas verdades, distorsionarlas o simplemente olvidarse de ellas.

arcanjos03 674x297 1

Redacción (29/10/2021 15:17, Gaudium Press) Santo Tomás de Aquino enseña que para que el hombre alcance la unión y el conocimiento de Dios y las cosas sobrenaturales, es necesaria la concurrencia de elementos sensibles y corporales que, a la manera de signo, exciten en el alma prácticas y actos de espiritualidad que lo conduzcan al Creador. [1]

Es por ello que la piedad católica ha ido enriqueciendo la liturgia y el culto, consciente de la influencia que ejercen los elementos materiales sobre el alma humana y sus pasiones.

En el campo del arte sacro, la iconografía de los bienaventurados se destaca como una forma eficaz de apostolado, sobre todo si realmente coincide con la espiritualidad y la verdadera fisonomía de innumerables hombres que dieron su vida por la causa del Evangelio.

¿Y los ángeles? ¿Qué sabemos de estos seres espirituales que están en presencia del Altísimo? ¿Con qué medios ha estado dispuesto el cristianismo a representarlos en el arte sacro tal como los conocemos hoy?

Una tradición milenaria

Para comprender la iconografía cristiana de los ángeles, tenemos que remontarnos mucho antes de la fundación de la Iglesia en los tiempos del Antiguo Testamento.

En el libro del Éxodo se lee que Dios mismo ordenó la fabricación de dos Querubines para el Arca de la Alianza, que deberían tener la apariencia de un hombre al que se le acrecentaría alas que cubrirían el propiciatorio; [2] en los libros de Isaías y Ezequiel encontramos varias alusiones a la aparición de estos personajes celestiales, siempre presentados alados. [3]

Además, “el pueblo hebreo conoció, durante su cautiverio, tanto la civilización egipcia como la asirio-babilónica. Ambos tenían representaciones de seres alados, lo que influyó en el pueblo hebreo en su concepción de los ángeles” [4].

Con el advenimiento de la Era Cristiana, a pesar de la fuerte influencia del judaísmo que la impulsó en sus primeros momentos, los Ángeles dejaron de estar representados como antes.

Religiones como la grecorromana comúnmente plasmaban seres alados a la manera de los ángeles, por lo que este elemento se omitió para no confundir a los recién convertidos. Un ejemplo de ello es una de las representaciones más antiguas de ángeles: la de San Rafael con Tobías, en la catacumba de Priscilla, en la que el aspecto de ambos no varía en absoluto, o en otros frescos antiguos, en los que se acostumbraba ilustrarlos como senadores o patricios romanos.

A medida que el cristianismo se extendió entre los pueblos europeos, la Iglesia asumió nuevamente la figura bíblica y tradicional de los ángeles. Siempre con un aspecto juvenil, tales representaciones estimularon a los fieles en su piedad y comprensión del mundo sobrenatural y de su cercanía con los hombres.

Edad Media, Renacimiento, Barroco…

Ya en la Edad Media surgió un nuevo estilo de arte, esta vez genuinamente cristiano, en la representación del mundo angelical, que se encarnó más en el Beato Juan de Fiesole – el famoso Fra Angelico [5] –, que supo representar maravillosamente los más diversos aspectos y matices de las actividades de los Ángeles, desde escenas como la Anunciación hasta los musicales Ángeles en el Cielo, ejemplos tanto de habilidad en el arte como de profunda piedad del alma. Incluso los medios utilizados para esta tarea eran de la mejor categoría posible, reservados solo para obras sagradas y negados a representaciones profanas.

En el Renacimiento, sin embargo, la influencia medieval se desvaneció en gran medida, influencia que sin duda era un reflejo de la forma de ser auténticamente católica de aquellos tiempos.

anjos

Este cambio se sintió particularmente en el arte barroco: “La creación estética estaba tan vaciada de espiritualidad que los serafines y los querubines se transformaron en simples figuras decorativas. Hasta tal punto se han confundido estos ángeles sagrados con figuras de cupido, que se han representado con los rasgos de un niño regordete. ¡Estamos lejos aquí de los seres celestiales de los orígenes! ”[6]

Lejos de querer proscribir las innovaciones en las artes plásticas en el período barroco, es menester considerar cómo, a partir de entonces, el arte sacro ya no pudo representar adecuadamente el genio y la piedad angélica como antes, ni alcanzar los objetivos por los que el arte fue introducido en la religión.

¿Una mera tendencia artística?

A partir de entonces, se generalizó un cierto estilo de ángel infantil y notablemente poco varonil, comúnmente representado en una actitud mole y perezosa; curiosamente, el ser de las tinieblas fue – y todavía lo está – formado con mucha más astucia y sagacidad que su antagonista celestial.

Más que un mero diseño artístico, este proceso revela la existencia de una desviación en la propia concepción que el hombre forjó sobre el mundo angelical: los Ángeles son parte de una esfera imaginaria, infantil, de quienes no saben ver la realidad tal como es, y a la que los piadosos están apegados; falsedades como estas están ganando fuerza de dogma a expensas de un arte aparentemente inocuo.

El arte no solo tiene poder sobre la sensibilidad humana, sino que toca las pasiones más íntimas, capaz de hacer que el hombre acepte ciertas verdades, las distorsione o simplemente se olvide de ellas. Viviendo en la “civilización de la imagen”, y notando hasta dónde ha llegado el sinsentido de hoy, ¿sería necesario pensar que ejemplos como los anteriores son más frecuentes de lo que imaginamos, o debemos decir que son simples corrientes artísticas?

Por André Luiz Kleina

Referencias:

Creación y Ángeles. Instituto Teológico Santo Tomás de Aquino. São Paulo: Lumen Sapientiae, 2014, p. 161-170.

Bucklow, Spike. La alquimia de la pintura: arte, ciencia y secretos de la Edad Media. Londres: Marion Boyars, 2009.

[1] Cfr. THOMAS AQUINAS. Resumen teológico. II-II, q. 81, a. 7.

[2] Cfr. Ex. 25, 18-22.

[3] Cfr. Is. 6, 2. y Ez. 1; 10; 41.

[4] HERNANDO, Irene González. Los Ángeles. Revista digital de iconografía medieval, [s.l.], n. 1, 2009, v. 1, pág. 1-9.

[5] Nacido en Toscana, hacia 1401; murió en 1455 en Roma.

[6] Cfr. OLIVIER, Philippe; et al. Il grande degli Angeli. Firenze: De Vecchi, 2009, pág.148.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas