jueves, 08 de diciembre de 2022
Gaudium news > El Bautismo: mi nacimiento para Dios

El Bautismo: mi nacimiento para Dios

De criaturas nos hace hijos, de pecadores, santos.

batismo

Redacción (31/12/2021 17:19, Gaudium Press) Nacimiento… este es un hecho que estará presente en la vida de todos los hombres, desde Adán y Eva, hasta el fin del mundo.

Y aunque es tan común y generalizado, ¿quién no celebra con gran alegría el día de su nacimiento? ¿Quién olvida ese día en que abrió los ojos al mundo?

Ahora bien, así como el hombre nace para este mundo, así también debe nacer para Dios. Y este nacimiento se produce a través del primero de los sacramentos, el que todo católico ya ha recibido, pero que, no pocas veces, no es tan valorado como debería.

Por tanto, conozcamos un poco más sobre el bautismo.

¿Usted sabía?

En primer lugar, ¿por qué lo llamamos bautismo?

Así dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “Se llama Bautismo por el rito central con el que se realiza: bautizar (baptizeis, en griego) significa ‘sumergir’, ‘inmergir’. La ‘inmersión’ en agua simboliza el entierro del catecúmeno en la muerte de Cristo, de la que parte en la resurrección con él como ‘nueva criatura’ (2 Co 5, 17; Gá 6, 15)” [1].

¿Por qué es el primero de los sacramentos?

El santo bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, la puerta de entrada a la vida en el Espíritu (“vitae espiritualis ianua – la puerta de entrada a la vida espiritual ”) y la puerta de entrada a los demás sacramentos. A través del Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios: nos convertimos en miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión” [2].

¿Quién puede recibirlo?

Todo ser humano que aún no ha sido bautizado, y solo él, es capaz de recibir el bautismo” [3].

¿Y quién puede administrarlo? ¿Cómo?

El obispo y el sacerdote son ministros ordinarios del Bautismo y, en la Iglesia latina, también el diácono.

En caso de necesidad, cualquier persona, incluso no bautizada, siempre que tenga la intención requerida, puede bautizar utilizando la fórmula bautismal trinitaria. La intención que se requiere es querer hacer lo que hace la Iglesia cuando bautiza. La Iglesia ve la razón de esta posibilidad en la voluntad salvífica universal de Dios y en la necesidad del Bautismo para la salvación” [4]. La fórmula es: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. También es necesario verter el agua sobre la cabeza del bautizando [5].

¿Qué es ser padrino?

Ser padrino consiste en “esforzarse para que el bautizado viva una vida cristiana acorde con el Bautismo y cumpla fielmente las obligaciones que le son inherentes” [6].

¿Quién puede ser padrino?

Para que alguien pueda asumir el rol de padrino se requiere:

– 1 ° ser designado por el bautizando, o por los padres, o por quien hace las veces de estos, en su ausencia, por el párroco o ministro, y tiene la aptitud e intención para desempeñar esta función;

– 2 ° ha cumplido los dieciséis años, a menos que el Obispo diocesano haya fijado otra edad; o el párroco o el ministro, por justa causa, parezca que conviene admitir una excepción;

– 3 ° ser católico, confirmado, haber recibido ya la santísima Eucaristía, y llevar una vida acorde con la fe y el oficio que va a cumplir;

– 4 ° no está afectado por ninguna sanción canónica legítimamente aplicada o declarada;

– 5 ° no sea el padre o la madre del bautizando.

En resumen, estas son nociones básicas sobre el rito del Bautismo, veamos ahora cuáles son sus extraordinarios efectos.

Los efectos del bautismo

En primer lugar, en el Bautismo recibimos la Gracia Santificante, a través de la cual pasamos, de meras criaturas, a hijos de Dios. También recibimos las virtudes teologales y las demás virtudes y dones infundidos del Espíritu Santo.

Además, imprime en el alma el carácter bautismal, que es una marca espiritual indeleble, por lo que el Bautismo no puede repetirse. Este carácter realiza una semejanza con Nuestro Señor, por lo que estamos incorporados a su Cuerpo Místico que es la Iglesia, y participamos de su sacerdocio, tanto para hacer apostolado como para tener la capacidad de recibir los demás sacramentos.

Finalmente, el Bautismo produce la remisión de todos los pecados y sus penas, de esta manera nuestra alma queda totalmente limpia de las faltas cometidas hasta este momento.

Una vez bautizados, entramos en la vida. Y eso es solo el comienzo.

A partir de este momento, como todo niño, necesitamos crecer y fortalecernos, pero ese será el papel de los demás sacramentos, que seguirán ayudándonos en esta nueva vida.

Por Thiago Resende

[1] CEC 1214.

[2] CEC 1213.

[3] CEC 1246.

[4] CEC 1256.

[5] CEC 1284.

[6] CIC 872.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas