sábado, 06 de marzo de 2021
Gaudium news > El miedo por el Covid no debe cerrar nuestras almas a la acción del Espíritu Santo: Patriarca de Jerusalén

El miedo por el Covid no debe cerrar nuestras almas a la acción del Espíritu Santo: Patriarca de Jerusalén

Mons. Pierbattista Pizzaballa es él mismo un recuperado de la pandemia.

Jerusalén (24/12/2020 16:52, Gaudium Press) El Patriarca de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, tiene autoridad para lo que dice, siendo él mismo un recuperado del Covid 19. Incluso, él presidirá la celebración de Navidad en Belén porque ha sido autorizado para tal por el ministerio de salud israelí, tras haber cumplido con la requerida cuarentena.

Un mundo que alimenta el miedo y la ansiedad

Destacó el prelado – en mensaje con ocasión de la Navidad – que es cierto que la pandemia y “el miedo que se deriva de ella” han marcado “la vida civil y religiosa”, y “parece habernos paralizado”.

Y que ese miedo constituye “un enorme desafío”. “Es un enorme desafío vivir sin miedo en nuestro mundo, un mundo con su dinámica que nunca deja de alimentar tanta ansiedad”.

Destaca el prelado el vacío que hay en las iglesias de Belén, en las cuales se siente la ausencia de peregrinos, algo nunca visto anteriormente, ni siquiera en los tiempos de la segunda intifada.

Debemos ver las señales de la presencia de Dios

Sin embargo, aunque “los ojos del cuerpo ven todas las razones para el miedo”, “los ojos del Espíritu ven las señales que Dios da al hombre: señales de su presencia, su fuerza oculta, su reino, que surgen dentro de nosotros cuando le damos lugar apropiado”.

Esas señales de Dios “podemos fácilmente dejarlas escapar” cuando “cerramos nuestras mentes deseosamente en nuestras perspectivas humanas, tanto que no reconocemos la presencia de Dios; así, no hacemos espacio en nuestras almas para la fe en Él”.

No obstante, Jesús viene a “conmover nuestros pensamientos, a sorprender nuestras expectativas, a sacudir nuestra existencia, a despertarnos de la ilusión de que todo es conocido, todo está bajo control, la ilusión de que el desánimo es la única respuesta lógica a la triste realidad de nuestro mundo. […] Permitamos que el Espíritu Santo nos guíe para reconocer una vez más, frente a la adversidad, el signo de su presencia en nuestra realidad”, clamó el prelado.

Con información de Asia News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas