miércoles, 28 de febrero de 2024
Gaudium news > El mundo después de nosotros

El mundo después de nosotros

La vida misma es un regalo de Dios y maravillosa a pesar de ser difícil en muchos momentos. La Tierra es hermosa, con impresionantes paisajes y belleza natural, pero estamos entrando en una fase en la que los hombres están empezando a pensar en irse de aquí para buscar una vida mejor en otros planetas.

pexels nothing ahead 7425352 700x1050 1

Foto: Nothing Ahead/ Pexels

Redacción (01/02/2024, Gaudium Press) Pertenezco a una generación con características muy exclusivas. Crecimos escuchando que nosotros, los niños, éramos responsables del futuro de la nación. En nuestra juventud nos acostumbramos a escuchar que la misión de los jóvenes era transformar el mundo. Como adultos, la lección que nos enseñaron fue: “Vive para que el mundo sea un lugar mejor por su forma de vida”.

Ahora, me hago mayor y me pregunto: ¿en qué se equivocó esta generación que creció escuchando el Himno Nacional en la escuela? ¿Dónde se perdió la juventud formada por estos niños?

Nuestras vidas, como adultos, estuvieron plagadas de desafíos que otras generaciones no tuvieron. Hoy, cuando adentrándonos o recorriendo los sesenta, un momento de la vida en el que evaluamos lo que hemos hecho, pensamos en cómo aprovechar bien el tiempo que nos queda y preparamos nuestro espíritu para el gran viaje, me entristece ver el estado del mundo después de nosotros.

No había bolsa de basura

Veamos algunos aspectos: la humanidad nunca ha producido tanta basura. Hay toneladas y toneladas de residuos de todo tipo, con mucho plástico y envases de poliestireno que no tienen valor para el reciclaje, creados para hacer la vida más práctica y los productos más caros, y que sólo sirven para contaminar la tierra y el agua y causar enfermedades y la muerte de muchos animales.

Hoy en día, hay muchas personas que viven de la basura, y algunas que incluso se enriquecen explotando a quienes viven de forma insalubre en contacto con los vertederos. Muchas cosas se reciclan y reutilizan, pero la basura abunda.

Recuerdo que, cuando era pequeño, no había bolsas de basura. Cada casa tenía un recipiente o una lata grande, generalmente adquirido en las gasolineras (botes de gasoil) o botes de pintura. La basura estaba compuesta básicamente por restos de comida, porque no había envases para todo, como los hay ahora. Casi todo lo que hoy es plástico era hojalata, que nuestras madres usaban para hacer papeleras o plantar flores, y las latas más pequeñas se convertían en juguetes para niños. El pan y otros productos del mercado se empacaban en hojas o bolsas de papel.

No habían raciones ni veterinarios

Los restos de comida iban a parar a las latas, lo que tampoco era mucho, ya que las cáscaras de verduras y frutas se convertían en fertilizante y los restos de platos o sartenes se servían como alimento para los perros. (¡Sé que hoy es casi un crimen decir que los perros comieron sobras de comida! Pero comieron y estaban muy sanos y felices. Deambulaban por las calles, no violaban la regla “¡No se permiten perros en casa!”, se bañaban muy raramente, dormían en el patio trasero, nunca vestían ropita y morían de viejos. No había comida especializada ni veterinarios).

Al final, lo que no servía realmente se iba a parar a las latas. Cuando estaban llenas, nuestras madres los sacaban a la calle, algunos pasaban en carros, recogían todo en contenedores mucho más grandes y lo llevaban a alimentar a los cerdos. Luego les comprábamos los cerdos y nos los comíamos y todos vivían bien. Como mucho una verminosis de vez en cuando.

Había recogida de basura y hasta era divertido. Los basureros pasaban, arrojaban en los carros el contenido de los cubos, el camión no se detenía y vaciaban las latas y las tiraban al suelo. Era trabajo de los niños correr detrás del camión y traer a casa la lata que pertenecía a su familia.

Un mundo más sucio

Hoy el mundo está sucio, hay más basura infecciosa. Donde vivo, los consumidores de drogas –que cada vez aumentan más– se dedican a robar bolsas de basura. Tiran todo al suelo y se llevan lo que puede generar dinero. Las bolsas vacías se utilizan para colocar el producto recogido o solicitado en los hogares y luego vendido en desguaces, que también están proliferando. Aparece chatarra y depósitos de chatarra.

Ellos tiran basura al suelo y la basura atrae más basura, haciendo que las calles y las ciudades sean más sucias y feas. Y estos jóvenes, también sucios y desaliñados, con sus bolsas de basura a la espalda, acaban pareciéndose a su contenido: auténtica basura humana, con la que nadie sabe qué hacer, en una situación trágica que parece no tener forma de solucionarlo: el aumento exponencial del consumo de drogas.

Hay personas en situaciones de miseria como nunca antes, ni en los peores períodos de la historia, ni siquiera en la posguerra. Y no es una indigencia impuesta, sino una indigencia elegida y alimentada por la adicción.

La banda sonora que escuchas en todas partes

También tenemos el tema de la música, que ya ni siquiera podemos llamar música. La peor música que jamás haya existido surge de la oscuridad, con un ritmo pobre. Al escuchar diez canciones parece una sola, y con letras que ni siquiera puedes comentar, con obscenidad explícita.

Y todos se ven obligados a escuchar esta lamentable apariencia de música, como si hubiera una multitud de espíritus oscuros que la esparcen por todas partes, a un volumen absurdo, como si viviéramos en una generación de sordos: toca el vecino, toca el restaurante, suenan las tiendas, suenan los lugares de trabajo, suenan los coches que pasan por la calle.

Nuestros oídos acaban vulnerados por los acordes estridentes, las voces irritantes muy parecidas entre sí y las letras bajas y vulgares. Y, lo más triste de todo, nuestros hijos y nietos muchas veces lo escuchan y les gusta… Es lo que hay…

Por no hablar de la degeneración de los valores, la decadencia de la elegancia y la compostura en el vestir. Parece que la gente se disfraza para verse fea. Ropa rota, camisetas desaliñadas, zapatillas ya compradas con aspecto estropeado y sucio.

Y la falta de bondad. Cuando alguien es educado, respetuoso y amable nos resulta extraño, porque la moda hoy en día es ser maleducado, ‘hacerse el duro’, como dicen popularmente, y esto tanto en la vida real como en internet, este territorio de nadie. que tantos ocupan. Prima la ideología de “hacer valer mis derechos”.

¿Donde nos equivocamos?

Incluso la religión, que siempre ha sido una base sólida y un refugio seguro, ha cambiado. En muchos casos, se convirtió en comercio, franquicia, emprendimiento o casa de tolerancia para el libertinaje interno y externo.

La violencia creció enormemente. Se mata cruelmente por las razones más banales. Se miente. Se engaña. Se aplican estafas financieras de todo tipo, la gente intenta aprovecharse de todo. Se hacen trampas, se empeora la calidad de los productos y alimentos, facilitando la aparición de trastornos y enfermedades que antes no existían.

Y hay guerras y rumores de guerras.

Este es el mundo en el que he vivido durante seis décadas. Un mundo que me dio tantas esperanzas y acarició tantos sueños, algunos cumplidos, otros no. Un mundo al que no querría volver si tuviera la oportunidad. Y lamento que ese sea el caso.

¿Donde nos equivocamos? ¿Será que nos mintieron y que el futuro no dependía de nosotros? ¿Fue el choque entre la opresión política y el libertinaje de la revolución cultural?

La vida misma es un regalo de Dios y maravillosa a pesar de ser difícil en muchos momentos. La Tierra es hermosa, con impresionantes paisajes y belleza natural, pero estamos entrando en una fase en la que los hombres están empezando a pensar en irse de aquí para buscar una vida mejor en otros planetas.

Los 144 mil del Apocalipsis

Me pregunto si realmente logré hacer algo para dejar este mundo mejor después de mi existencia y si me iré mejor que cuando llegué. Todavía hay mucha gente buena y muchas cosas buenas, pero lamentablemente no es la mayoría.

Muchas veces, a lo largo de mi vida, he escuchado a gente religiosa hablar en sentido figurado de las 144 mil personas mencionadas en el Apocalipsis, que serían salvas, alrededor del trono del Cordero. Este número siempre se ha tomado simplemente como una cifra. Recuerdo que una vez escuché a un pastor, predicando en una plaza pública, decir: “¡Imagínese que, en un mundo donde viven y han vivido miles de millones de criaturas, Dios salvaría sólo a 144 mil!”

Hoy, con el pelo canoso, decepcionado con este mundo que quedará después de nosotros, pienso en la indignación de aquel pastor, aunque discrepe completamente de su punto de vista. ¿Podría ser que en un mundo con tantos miles de millones de personas –criaturas cubiertas de pecado desde los dedos de los pies hasta el último mechón de cabello– se salvarían 144.000 personas? Es mucho. Lo que a él le parecía pequeño, a mí, teniendo en cuenta en lo que se ha convertido el mundo después de nosotros, 144.000 son demasiadas personas. ¡Desgraciadamente no creo que tantos puedan alcanzar la santidad!

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas