jueves, 16 de julio de 2020
Gaudium news > El rol de los voluntarios es crucial en la reapertura de los templos

El rol de los voluntarios es crucial en la reapertura de los templos

Ellos representan hoy al ‘ostiario’, es decir, el clérigo portero que tenía el encargo de abrir, cerrar y custodiar la puerta de la iglesia. 

Iglesia en Aragón - Voluntarios en los templos

Algunos de los voluntarios que atienden la parroquia de Santa Engracia en Zaragoza / Foto: Iglesia en Aragón.

Zaragoza (26/05/2020 15:02, Gaudium Press) En Europa y algunos países de América Latina poco a poco han ido regresando las Eucaristías públicas, luego de dos meses de confinamiento debido a la pandemia del Covid-19. Para esta reapertura de los templos ha sido crucial el rol y la labor de los voluntarios.

Esto es lo que ha dejado entrever el padre Santiago Aparicio, de la parroquia y Basílica Santa Engracia de Zaragoza, en España, quien ha resaltado el papel que hoy juegan los fieles voluntarios en la acogida, orientación y ayuda de los feligreses que con la fase 2 de desconfinamiento han regresado para participar de las misas.

El regreso del ostiario 

Para el sacerdote, ellos representan hoy lo que era el ostiario, es decir el clérigo portero que tenía el encargo de abrir y cerrar la puerta de la iglesia, y también custodiarla y tañer las campanas. 

“El ostiario era aquel que cuidaba la acogida en las puertas de las iglesia, daba la bienvenida y situaba en la asamblea a quienes querían participar en la Misa, y ante esta situación de salud pública los volvemos a necesitar”, indicó el presbítero, quien es citado por Iglesia en Aragón.

En la Parroquia Santa Engracia ya han formado a un grupo de voluntarios para que cumplan estas tareas. El cual está a cargo de los sacerdotes Fernando Urdiola y Pedro Sauras. Esta último manifestó al medio de comunicación:

“El papel de estos voluntarios es muy importante para acoger, orientar y ayudar a las personas en el reinicio del culto público en Santa Engracia (…), la respuesta de los voluntarios a la convocatoria fue espectacular (…), en los primeros días ya teníamos más de cincuenta. Ahora hemos llegado a cien. Da para cubrir cuatro misas con cuatro voluntarios en cada una sin que tenga que repetir casi nadie”. 

Cuidadores de las medidas de salud pública

La principal tarea de los voluntarios, además de acoger y atender a los feligreses que llegan al templo, es cuidar que las personas cumplan con las medidas preventivas de salud pública. Que es vigilar el uso de tapabocas, distribuir gel antibacterial, ubicar a los feligreses en sus puestos guardando la debida distancia, desinfectar los bancos antes de una nueva Eucaristía, así como controlar el acceso y estar pendiente de la colecta y de los donativos. 

“Al finalizar la Eucaristía, nos aseguramos de que la salida sea ordenada y manteniendo la distancia recomendada. Despedimos a los fieles, dándoles la oportunidad de hacer un donativo, si es su intención. Desinfectamos con productos y material específico, la zona en la que se han sentado, reclinatorios, zonas de paso (…) Y vamos mirando que nadie se acerque demasiado a las imágenes, que no deambulen por el templo”, comentó Pilar Marí, una de las voluntarios.

Ver también:

Estas son las normas que se deben seguir desde el 11 de mayo para asistir a misa en España

Con información de Iglesia en Aragón.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas