viernes, 03 de julio de 2020
Gaudium news > En día del Corpus Christi, Heraldos del Evangelio sobrevolaron el Paraguay con el Santísimo Sacramento

En día del Corpus Christi, Heraldos del Evangelio sobrevolaron el Paraguay con el Santísimo Sacramento

El sobrevuelo fue sobre el ‘gran Asunción’, en las horas de la mañana.

Asunción (15/06/2020 11:57, Gaudium Press) En un Helicóptero de la Fuerza Aérea, y en un recorrido que partió de las 9:00 horas y hasta las 10:40, los Heraldos del Evangelio sobrevolaron suelos paraguayos portando el Santísimo Sacramento del Altar. Se recorrió de forma específica la capital, Asunción, y alrededores. ¿Intenciones? Pedir las ayudas de Jesús Sacramentado para toda la población del país.

Recorrieron localidades como la zona de la Catedral en la capital, Vista Alegre, Cerro Lambaré, Fernando de la Mora, Ñemby y San Lorenzo, para terminar nuevamente en el aeropuerto que atiende a Asunción.

El Santísimo Sacramento llegó en una camioneta de los Heraldos estando ya en la Custodia. En el grupo aéreo de Helicópteros del Aeropuerto, la banda de guerra había formado una calle de honor. Pero antes de entrar al helicóptero, hubo una bendición del Santísimo, que era en ese momento incensado por los Heraldos, pidiendo protección durante el vuelo.

La calle de honor se transformó en cortejo, que acompañó al Santísimo hasta el helicóptero, en medio de músicas marciales. Al final, tres clérigos Heraldos se dispusieron en la nave, uno de ellos portando la custodia con el Santísimo. La puerta del helicóptero que daba hacia la custodia permaneció abierta durante el recorrido; el sacerdote no solo portaba el Santísimo, sino que repartía bendiciónes con la custodia.

Lecturas sacras, en el día de Corpus Christi

Durante el trayecto, un diácono de los Heraldos del Evangelio leyó textos que favorecían una meditación sacra sobre el Santísimo Sacramento, recordando que se celebraba ese día la fiesta del Corpus Christi.

A su llegada al aeropuerto, se terminó el recorrido con el rezo del Padre Nuestro, y allí estaba la banda de guerra de los Heraldos, preparada para acoger el Santísimo.

Apenas tocó piso el sacerdote Heraldo que portaba la custodia, inició un cortejo de regreso a la camioneta mientras se incensaba el Santísimo Sacramento. Pero el Santísimo no entró a la camioneta sin que se impartiera la última bendición a todos los presentes, y en agradecimiento por el feliz término del vuelo.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas