domingo, 19 de septiembre de 2021
Gaudium news > En el Ángelus el Papa dijo que toda la vida moral y religiosa debe nutrirse en el amor a Dios

En el Ángelus el Papa dijo que toda la vida moral y religiosa debe nutrirse en el amor a Dios

Francisco comentó el pasaje de San Mateo (22, 34-40) en el que el Señor responde al doctor de la ley sobre el ‘mandamiento mayor’.

Redacción (26/10/2020 09:23, Gaudium Press) En el Ángelus dominical, Francisco comentó el pasaje de San Mateo (22, 34-40) en el que el Señor responde al doctor de la ley sobre el ‘mandamiento mayor’: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” (v. 37). Y luego sigue: “El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (v. 39).

Dice el Papa que hay novedades muy importantes en este pasaje.

Dos pilares fundamentales

Expresó Francisco que el Señor ahí “establece dos fundamentos esenciales para los creyentes de todos los tiempos: El primero es que la vida moral y religiosa no puede reducirse a una obediencia ansiosa y forzada, sino que debe tener como principio el amor. El segundo es que el amor debe tender juntos e inseparablemente hacia Dios y hacia el prójimo”.

“Jesús concluye su respuesta con estas palabras – continúa Francisco: «De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas» (v. 40). Esto significa que todos los preceptos que el Señor ha dado a su pueblo deben ser puestos en relación con el amor de Dios y del prójimo”, y subraya: “De hecho, todos los mandamientos sirven para realizar y expresar ese doble amor indivisible”.

Recordó el Pontífice el texto de la primera carta de San Juan, en la que el Señor declara que quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. El Papa ejemplificó cómo se manifiesta el amor a Dios y el amor al prójimo: “El amor por Dios se expresa sobre todo en la oración, en particular en la adoración. Y el amor por el prójimo, que se llama también caridad fraterna, está hecho de cercanía, de escucha, de compartir, de cuidado del otro”.

La fuente del amor es Dios mismo

Pero la fuente del amor es el propio Dios: “Jesús nos ayuda a ir a la fuente viva y que brota del amor. Tal fuente es Dios mismo, para ser amado totalmente en una comunión que nada ni nadie puede romper”. Esta comunión es frágil y hay que fortalecerla para que “no se deje esclavizar por los ídolos de este mundo”.

El Papa pidió la intercesión de la Virgen, para Ella “nos abra el corazón para acoger el “mayor mandamiento”, el doble mandamiento del amor, que resume toda la ley de Dios y de la que depende nuestra salvación”.

Con información de Vatican News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas