viernes, 27 de noviembre de 2020
Gaudium news > ¿Es cierto que Benedicto XVI está en agonía?

¿Es cierto que Benedicto XVI está en agonía?

Una cadena de pedido de oración, transmitida por redes sociales y que ha circulado por el mundo entero, afirma que el Papa emérito se estaba ‘apagando’.

Ciudad del Vaticano (29/10/2020 15:00, Gaudium Press) ¿Está Benedicto XVI “apagándose”? Una cadena de pedido de oración, transmitida por redes sociales y que ha circulado por el mundo entero, afirma eso. Incluso citan palabras del propio secretario privado del Papa, Mons. Georg Ganswein, pidiendo oraciones.

Este tipo de anuncios y cadenas se ha repetido en diversas ocasiones en los últimos años, con relación a la salud de Benedicto.

Pero la amplitud y rapidez con la que se ha difundido esta noticia es especial y un tanto extraña. Reputados diarios como el italiano Il Messagero, titulan esta difusión como “misteriosa”, desconociéndose su origen.

No hay nada de anómalo en el Pontífice emérito

Sin embargo, fuentes vaticanas confirman a Gaudium Press que la salud del Papa se encuentra estable, en el mismo sentido de lo declarado de parte de fuentes de monasterio vaticano Mater Ecclesiae, de que no hay nada de anómalo en la salud de Benedicto, y no hay ningún signo de alarma.

La salud del Pontífice se encuentra de acuerdo a los patrones de una persona de su edad y todo está bajo control.

Es como una vela que se apaga lenta y serenamente. Está en paz con Dios, consigo mismo y con el mundo, no puede caminar sin ayuda y ya no puede celebrar la Santa Misa. Ofrecemos oraciones por el Santo Padre en su camino de vida con Cristo, a quien ama y ha servido con tanto amor y dedicación”, reza el mensaje más difundido, atribuido a palabras de Mons. Ganswein,

A la par de las consecuencias propias de sus muchos años, la lucidez, memoria y atención del Papa están en excelente forma, como lo han atestiguado personas del calibre de Peter Seewald, biógrafo del Pontífice emérito.

Esta lucidez le ha permitido, según Seewald, escribir un testamento que deberá ser leído después de su muerte, donde realiza disposiciones acerca del lugar de su tumba, que sería la antigua tumba de San Juan Pablo II en la cripta de San Pedro.

Acerca del camino emprendido por Benedicto hacia Cristo, mencionado por el mensaje que circula en redes sociales, es algo que ya había indicado el propio Benedicto el mismo día en que se hacía efectiva su renuncia, el 28 de febrero de 2013: “Soy simplemente un peregrino que comienza la última etapa de su peregrinaje en esta tierra. Pero aún quisiera, con mi corazón, con mi amor, con mi oración, con mi reflexión, con toda mi fuerza interior, trabajar por el bien común y el bien de la Iglesia y de la humanidad. Y me siento muy apoyado por vuestra simpatía. Caminemos juntos con el Señor por el bien de la Iglesia y del mundo”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas