sábado, 08 de agosto de 2020
Gaudium news > Estados Unidos en el pedestal de la independencia, ¿todavía?

Estados Unidos en el pedestal de la independencia, ¿todavía?

El gran ídolo de hoy está a punto de caer, ¿quién lo reemplazará? .

Redacción (07/07/2020 08:37, Gaudium Press) El 4 de julio, Estados Unidos celebró el 244 aniversario de su independencia. Día en que el influyente demócrata Thomas Jefferson promulgó los últimos términos del documento definitivo que revolucionaría el mundo; y con el que las trece colonias americanas se independizarían. Hubo un paso irreversible en la historia de los Estados Unidos, así como en la de muchos otros países del mundo.

Los nuevos vientos de libertad

La Revolución Americana fue sin duda uno de los hechos más llamativos del siglo XVIII, tanto por su novedad como por sus consecuencias en la época en que tuvo lugar. Su turbulenta historia nos permite vislumbrar, sin embargo, algunos aspectos bastante curiosos que se prestan a reflexiones sobre los días actuales.

Medio para convertirse en un ídolo

“Guerra”, “libertad”, “revolución”, “igualdad”, fueron palabras que corrieron abundantemente en los labios del agraviado estadounidense de los idos años de 1765; y que lograron, después de 11 años de disputas, la independencia definitiva del poder británico, en 1776.

Por primera vez en la historia de la colonización, un protectorado se opuso a sus señores a través de un acto revolucionario de este alcance, que sirvió de ejemplo para otras naciones, de cómo “resolver los problemas del siglo”.

Al darle al mundo una “lección” e inspirado por los iluministas franceses emigrados, los Estados Unidos, renovados, mostraban una nueva forma de vivir, pensar y actuar. Poco a poco se convirtieron en el nuevo ídolo del mundo.

El reemplazo del ídolo

Francia, instigada por la consiguiente avidez de libertad conquistada por los Estados Unidos, trató de lograr lo que también aspiraba.

Y no pasó mucho tiempo antes de que ella se revolucionase, trayendo, entretanto, desventura en lugar de éxito. El país que era, en ese momento, una verdadera “estatua de gloria” del Antiguo Régimen, se volvió polvoriento, vil y aburrido. El país que fue el punto de referencia para toda Europa se convertiría gradualmente en un país más del continente europeo.

La gran y hermosa “estatua de Europa”, así disuelta, dio paso, después de las Guerras Mundiales, al “Coloso” del progreso del nuevo mundo que llegó con toda la fuerza de la juventud: los Estados Unidos. Era la revolución la que estaba entrando y el progreso aparente que se avecinaba.

¿El “Coloso” no teme por su ruina?

Sin embargo, hoy en día, los hechos muestran que cada vez más este gran “Coloso” está cansado, jadeante e indeciso en el futuro: las perspectivas electorales lo demuestran. Por otro lado, los casos de Covid-19 en los Estados Unidos ya han ido más allá de los límites de lo imaginable; La violencia y la revuelta de los civiles contra los políticos, bajo las mismas pretensiones de injusticia afirmadas en su independencia, solo aumentan cada día.

Parece cada vez más que el “Coloso” del siglo XXI tiende a desaparecer sobre sus propios escombros. El ídolo del orden y el progreso está a punto de ser destruido por el desorden y las fallas generados dentro de sí mismo.

Un ejemplo es el derrocamiento de la estatua de San Junípero. [1]

Quizás la celebración de la independencia de este año se verá obstaculizada por la falta de libertad para muchos héroes nacionales. [2]

El hecho es que cuando se cae algo, elacaso” siempre es implacable al colocar un nuevo héroe en el pedestal destrozado. De repente, el mundo está harto de su gran “colonizador”, y prefiere derrocarlo del pedestal de su independencia mundial.

Si eso sucede, ¿a qué ídolo o “Coloso” adorará el mundo? ¿Quién reemplazará al actual “dios del progreso”? ¿Es el coloso chino? ¿El coloso ruso? ¿El coloso árabe? Solo Dios lo sabe… Estas son cosas interesantes para pensar cuando, en la celebración del 244 aniversario de la independencia, los santos son derrumbados.

Por Renan Costa

[1] Aunque São Junípero fundó 9 “misiones”, de las cuales se derivan los nombres franciscanos de ciudades californianas muy importantes, como San Francisco, San Diego, Los Ángeles, etc. y ser considerado el padre de los indios, además de haber sido honrado como héroe nacional, el 19 del mes pasado, cien manifestantes lo acusaron de ser un símbolo del colonialismo europeo, del cual el santo sería un exponente, por ser un abusivo explotador de libertad.

[2] En efecto, desde el 1 de marzo de 1931, la estatua de San Junípero, representando al Estado de California, se encuentra entre los “padres fundadores de los Estados Unidos” en la sala del Congreso de Washington; el único de un religioso en el “santuario” de ilustres estadounidenses.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas