viernes, 30 de septiembre de 2022
Gaudium news > Funerales dignos de una monarca

Funerales dignos de una monarca

El desarrollo de la ceremonia del velorio y entierro de la reina Isabel II atrajo a miles de sus admiradores quienes, con nostalgia, le desearon su último adiós.

Redacción (20/09/2022 09:18, Gaudium Press) Finalizando el reinado más largo de la historia británica, Isabel II falleció en paz, rodeada de algunos miembros de su familia, en el castillo de Balmoral, Escocia. Y aunque, en el mundo actual, todo se centra en lo práctico y funcional, a la vez que alejado de las solemnidades, la grandeza y el esplendor, no se prescindió de ningún detalle del ceremonial del velorio y entierro de la Reina de Inglaterra.

Destacando la nobleza y dignidad de quien, durante 70 años, fue, a título muy especial, referente y modelo para su nación, todas las procesiones y vigilias se realizaron con el mayor decoro.

Saliendo del Castillo de Balmoral, el ataúd de la reina se dirigió al Palacio de Holyroodhouse en Edimburgo (residencia oficial del monarca en Escocia). Desde allí, se dirigió en procesión a la Catedral de Saint-Giles, donde el público pudo venerarla durante poco más de 24 horas.

Una procesión solemne formada por personal militar y miembros de la Familia Real trasladó el féretro (cubierto por el estandarte real y culminado por la Corona Imperial) desde el Palacio de Buckingham hasta Westminster Hall. El público, emocionado, contemplaba la procesión bajo las banderas inglesas que decoraban el recorrido.

Hasta la mañana de ayer, el cuerpo de la reina Isabel II permanecía en Westminster Hall, el mismo lugar que veinte años antes había celebrado el velatorio de su madre, la reina María, y donde más de 200.000 personas se habían congregado para ver su féretro.

El ataúd de la reina Isabel II, colocado sobre un catafalco, estaba resguardado por el hermoso techo de madera del siglo XI del Westminster Hall, además de estar custodiado por los guardias de la Casa Real. Se permitía la entrada de público.

El ambiente serio que envuelve al catafalco nos lleva a pensar no sólo en la gravedad de la muerte, sino especialmente en el pasado de aquella monarca que, siendo indiscutiblemente símbolo de tradición, nobleza y últimos vestigios de la civilización cristiana, partió de este mundo. Las lágrimas de quienes terminaron una línea de 8 km son el testimonio del pesar y la nostalgia por este pasado glorioso.

Finalmente, el cuerpo fue trasladado ayer a la Abadía de Westminster [1], cuando hubo dos minutos de silencio en todo el país. El cortejo fúnebre siguió más tarde desde la mencionada Abadía hasta Wellington Arch, donde el ataúd hizo su viaje final, hacia la Capilla de San Jorge [2] en el Castillo de Windsor, habiendo sido finalmente enterrado en la Capilla Conmemorativa del Rey Jorge VI.

Que la imagen admirable de Isabel II, aunque ya no esté entre los hombres, no se borre del alma de quienes la tomaron como guía de su pueblo.

Por Cícero Leite

[1] La Abadía de Westminster es la iglesia histórica donde se coronan a los reyes y reinas de Inglaterra. Lugar, por tanto, de la coronación de Isabel II, en 1953, y también de su matrimonio con el príncipe Felipe, en el año 1947.

[2] La Capilla de San Jorge es la iglesia normalmente elegida por la Familia Real para bodas, bautizos y funerales. Fue donde se llevó a cabo recientemente la boda del duque y la duquesa de Sussex, el príncipe Harry y Meghan, y donde se llevó a cabo el funeral del príncipe Felipe en abril de 2021.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas