martes, 30 de noviembre de 2021
Gaudium news > La fuente de nuestra salvación en Jesucristo crucificado y resucitado, recordó el Papa

La fuente de nuestra salvación en Jesucristo crucificado y resucitado, recordó el Papa

En la audiencia general, Francisco trató de la segunda parte de la Carta a los Gálatas.

Redacción (01/09/2021 09:40, Gaudium Press) En la audiencia general de hoy, el Papa ha comenzado a meditar sobre la segunda parte de la Carta a los Gálatas, pero en la secuencia de la primera parte.

En las catequesis precedentes hemos visto cómo el apóstol Pablo muestra a los primeros cristianos de Galacia el peligro de dejar el camino que han iniciado a recorrer acogiendo el Evangelio. De hecho, el riesgo es el de caer en el formalismo y renegar la nueva dignidad que han recibido”, expresó el Pontífice.

En la primera parte de la Carta, San Pablo “ha hablado de su vida y de su vocación: de cómo la gracia de Dios ha transformado su existencia, poniéndola completamente al servicio de la evangelización”. En esta segunda parte, “interpela directamente a los Gálatas: les pone delante de las elecciones que han realizado y de su condición actual, que podría anular la experiencia de gracia vivida”.

Lo primero es Jesús

El Apóstol llega a llamar a sus destinatarios como “insensatos”, pues no se dan cuenta que corren el riesgo de perder el terreno valioso de la novedad de Cristo.

Recuerda el Apóstol que “la palabra que habían escuchado de Pablo se concentraba sobre el amor de Dios, manifestándose plenamente en la muerte y resurrección de Jesús”, y los previene de una religiosidad solo basada en preceptos.

“Al comienzo de su llegada a la fe, estaba la iniciativa de Dios, no de los hombres. El Espíritu Santo había sido el protagonista de su experiencia; ponerlo ahora en segundo plano para dar la primacía a las propias obras sería de insensatos”, manifestó Francisco.

El Papa invitó a cuestionarnos: “¿El amor de Cristo crucificado y resucitado permanece en el centro de nuestra vida cotidiana como fuente de salvación, o nos conformamos con alguna formalidad religiosa para tener la conciencia tranquila? ¿Estamos apegados al tesoro valioso, a la belleza de la novedad de Cristo, o preferimos algo que en el momento nos atrae, pero después nos deja un vacío dentro?”

El Papa culminó subrayando que “no obstante todas las dificultades que nosotros podemos poner a sus acciones, Dios no nos abandona, sino que permanece con nosotros con su amor misericordioso. Pidamos la sabiduría de darnos cuenta siempre de esta realidad”.

Con información de Vatican News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas