miércoles, 17 de agosto de 2022
Gaudium news > La Madre y la Purga: Los delirios stalinistas de cierta ultra izquierda católica

La Madre y la Purga: Los delirios stalinistas de cierta ultra izquierda católica

Que elDiario.es enfile sus baterías contra movimientos católicos como lo ha hecho en estos días, no es de extrañar.

Foto: Mick Haupt en Unplash

Redacción (06/08/2022 11:32, Gaudium Press) Que elDiario.es enfile sus baterías contra movimientos católicos como lo ha hecho en estos días, no es de extrañar, debido a su clara línea editorial contra todo lo que huela a Iglesia. Bien entendido, a Iglesia lo que se dice Iglesia.

Por ejemplo, y en un rápido barrido de notas que recientemente ha publicado relacionadas con la Barca de Pedro, tenemos el reporte con tintes de ‘mala leche’ que hace poco hizo sobre la notable afluencia de peregrinos y visitantes que se está dando en Santiago de Compostela, la que califica despectivamente de “aluvión de romeros”. O la nota sobre lo que llama un “akelarre” (reunión de brujas) que se dará en España de obispos “ultras” contrarios al Papa, afirmación esta última por lo demás gratuita.

Sin embargo todavía sorprende el papel de portavoz e intérprete del Papa y el Vaticano que ahora se arroga elDiario.es, como lo hace en la nota Del Opus a los Legionarios de Cristo: la ‘herencia ultra’ de Juan Pablo II que Francisco quiere meter en vereda, firmada por Jesús Bastante.

Ya en el lead el articulista resume bien el conjunto de sus líneas: Según elDiario.es Francisco estaría empeñado en un “proceso de ‘recatolización’ de movimientos ultraconservadores que vivieron su apogeo durante el pontificado de Wojtyla, como el Opus, Comunión y Liberación o los Heraldos [del Evangelio], y que no casan con la posición de Bergoglio”. Es decir, San Juan Pablo II y el Papa Benedicto habrían aprobado y/o favorecido movimientos que en su esencia no son católicos, y ahora al restaurador Papa Francisco cabría la tarea de enmendar tamaño error.

¿Exageración? No. El texto nos sigue confirmando el maniqueísmo del redactor:

Estos movimientos – que por lo demás no son de recién aparecidos sino de ya amplia tradición en la Iglesia – conformarían un equipo de “potentes enemigos” del Pontífice reinante, mientras que en los anteriores pontificados habrían sido parte de la “guardia pretoriana” de los sucesores de Pedro: serían los esbirros de Benedicto vs. Francisco y los suyos. Visión eclesiológica de ruptura la del articulista, que lleva el fuego a la unidad, que busca contraponer en bandos irreconciliables a los últimos tres Papas. Pero claro, no se puede esperar más de alguien que afirma que San Juan Pablo II (canonizado por Francisco) y el Papa Ratzinger (al que Francisco acaba de calificar de “hombre santo y discreto”) son culpables de una “involución” de la Iglesia. A partir de la premisa errónea, cualquier absurdo se deduce.

Por si no había quedado clara su posición rupturista, el articulista parece no considerar católicos a los dos Papas anteriores y los movimientos por ellos aprobados, cuando afirma que a estos últimos “Bergoglio quiere devolver a la senda de la Iglesia católica”.

Instituciones como el Opus Dei – en la mente del articulista están siendo objeto de una refundación por parte del Papa Francisco, algo que de manera alguna se encuentra en el reciente motu proprio sobre ellos, que por el contrario según él mismo documento afirma, busca “proteger el carisma” del Opus y “promover la acción evangelizadora” que sus miembros ya desarrollan en el mundo desde hace mucho tiempo. Pero no, el articulista de las intenciones pontificias parece saber más que el propio Papa.

Sigue el articulista de elDiario.es en su estilo, contemplando a la Iglesia como un gran campo de batalla donde por un lado estaría el Papa reinante, quien después de un largo invierno de dos pontificados, va ahora sí a implementar el Concilio, y por otro lado sus “enemigos”, los “ultras”, a los cuales este Papa está sometiendo a una “purga”, al mejor estilo stalinista. Purga de la que se ha librado todavía un movimiento, “los kikos”, que aún Francisco no habría conseguido “meter en vereda” (poner en cintura): pero tranquilos, el articulista, portavoz eximio de la ‘nueva’ y ‘verdadera Iglesia’, ya prevé la próxima intervención purgante. “Veremos”, dice.

En fin, nos resistimos siquiera a concebir que el Papa tenga a este estilo de personajes o medios de ghostwriters o de portavoces en la sombra. Sí sorprende cómo hay eclesiásticos (porque los hay) que favorecen este tipo de visiones. Visiones que rompen la unidad, a todo nivel, y que quieren mostrar a la Iglesia no como la Madre y Maestra de dos mil años que es, Esposa amorosa de Cristo y Custodia de su legado, sino como un estado laico cualquiera sujeto a la volubilidad de las olas y del tiempo, presa de las rapiñas y las purgas del partido político en el poder.

Por Carlos Castro

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas