sábado, 20 de abril de 2024
Gaudium news > La paranoia “anti-sectas” alcanza al Kremlin

La paranoia “anti-sectas” alcanza al Kremlin

Según Aleksey Pavlov, “la continuación de la operación militar especial se vuelve cada vez más urgente para llevar a cabo la desatanización de Ucrania”, debido a la proliferación de “sectas religiosas” en el país.

1152px Lubyanka Building 700x438 1

Redacción (28/10/2022 17:04, Gaudium Press) Según información de la agencia TASS, la agencia de noticias del gobierno ruso, Aleksey Pavlov, miembro del llamado “Consejo de Seguridad” del gobierno de Moscú, apunta a la necesidad de una “desatanización de Ucrania”.

Singularmente, el gobierno de Vladimir Putin quiere presentarse como un defensor de la moral y la rectitud de conciencia en el mundo. ¡Contra satanás!

Para Pavlov, “la continuación de la operación militar especial se vuelve cada vez más urgente para llevar a cabo la detanización de Ucrania”. Y la razón que alegó es una proliferación de “sectas religiosas” en el país que sufre la terrible invasión.

¿Qué es una “secta religiosa” para un ateo?

El gobierno francés ya había creado, en 1998, una especie de tribunal laico “para luchar contra las sectas”, llamado MILS. Sin embargo, ante la imposibilidad de definir una “secta” -para quienes se dicen defensores de la libertad, la igualdad y la fraternidad-, en 2002 cambiaron su nombre para convertirse en una agencia gubernamental para combatir las “desviaciones sectarias” (MIVINLUDES). Sin embargo, ellos mismos luchan por definir su propósito: “una desviación de la libertad de pensamiento”. Si el pensamiento es algo interno al hombre, y éste puede pensar como le plazca, ¿cómo se puede juzgar que alguien ha pensado de manera “desviada”? ¿Según qué estándar de medida es el “pensamiento correcto”? MIVINLUDES no explica tal contradicción.

Pavlov tampoco explica qué es una “secta”, pero declara que sus miembros son aquellos “cuyas opiniones son directamente opuestas a las opiniones de la gente normal”. ¿Qué es una “persona normal” para Pavlov? ¿Y quién determinará lo que piensa el supuesto sectario, contrario a las “opiniones de la gente normal”? ¿Él mismo? ¿Sobre la base de qué infalibilidad? ¿Recibido de quién? ¿Del espíritu de Lenin, Stalin y Trotsky?

¿Secta?

El término secta, en lenguaje católico, se ha utilizado durante siglos para indicar a aquellos que, por pecados de herejía, apostasía o cisma, se han apartado de la Iglesia deseada por Nuestro Señor Jesucristo. Para Santo Tomás de Aquino (1225-1274), calificaba a quienes siguieron un camino diferente al abierto por nuestro Redentor, ya que el término secta deriva del latín sectari, seguir. La palabra “secta” incluso ha figurado en las normas legales de la Iglesia durante siglos, refiriéndose a “sectas heréticas y cismáticas”. Sin embargo, en la legislación actual, siguiendo las enseñanzas del Concilio Vaticano II, el término “secta” ya no es utilizado por la doctrina católica.

Sin embargo, esto no parece impedir que laicos y comunistas (como Pavlov) quieran montar un tribunal inquisitorial para perseguir a sangre y fuego a lo que consideran una “secta”, es decir, a los que no piensan “como la gente normal”. ”, o practicar algo tan inexacto como una “desviación sectaria”.

¿Estamos volviendo a los tiempos de Santa Juana de Arco, cuando el obispo Cauchon y el cardenal Beafort mandaban a la hoguera a los que “pensaban diferente”?

Por José Manuel Jiménez Aleixandre

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas