lunes, 27 de septiembre de 2021
Gaudium news > La segunda persona más anciana del mundo es una religiosa francesa; y acaba de sobrevivir al Covid

La segunda persona más anciana del mundo es una religiosa francesa; y acaba de sobrevivir al Covid

La Hermana Andrea cumplirá 117 años el próximo 11 de febrero.

Toulon (09/02/2021 09:34, Gaudium Press) La Hermana André, tiene numerosas cualidades, una de ellas su robusta constitución física que la ha llevado a ser la segunda persona con más edad del mundo, después de la japonesa Kane Tanaka.

Pero además la religiosa, que vive en la casa de ancianos Santa Catalina Labouré de Toulon, Francia, ha sumado otra característica, que la convierte en signo de esperanza para muchos: es una sobreviviente del Covid.

El 19 de enero pasado ella, que el próximo 11 de febrero cumplirá 117 años, testó positivo al Covid-19. Pero así como el virus llegó, partió: “No me dí cuenta que lo tenía”, expresa la religiosa.

Ella, que es todo sonrisa y que realmente despierta la ternura y la veneración por su estampa de anciana religiosa de Cristo, ciertamente festejará su cumpleaños comiendo un omelette noruego, su postre preferido.

Ella además es toda una vedette, una religiosa vedette. Muchos quieren conversar con ella, y por esto sus video conferencias consumen una parte significativa de su tiempo. Puede pasar de una conversación con su familia a otra con el alcalde de Toulon.

Cuando se conoció que la Hermana André tenía Covid, todos se preocuparon, pues tener entre los suyos a la mujer más anciana de Europa, y ademas religiosa, es emblemático para ellos.

Pero la Hna. André no se inquietó:

Ella no ha manifestado ningún temor por la enfermedad. Al contrario, estaba inquieta por los otros residentes”, expresaba David Tavella, encargado de la comunicación de la casa de ancianos.

La Hermana André fue asintomática. Y ahora las autoridades sanitarias dicen que se encuentra fuera de peligro.

Hablo con el Buen Dios todo el tiempo”, declaraba la Hna. André tiempo atrás. “Cuando las cosas van mal, se lo digo, y a veces lo regaño por no atenderme”. Ahora va a seguir teniendo tiempo para hablar con el Buen Dios, y ‘regañarlo’ de vez en cuando.

Con información de Famille Chrétienne

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas