miércoles, 07 de diciembre de 2022
Gaudium news > La violencia tiene su origen en la falta de Dios, asegura obispo colombiano

La violencia tiene su origen en la falta de Dios, asegura obispo colombiano

Se ha perdido el sentido de Dios y con ello desaparece el sentido del mal y del pecado”, afirmó Mons. Garcés Monsalve, obispo de Cúcuta.

A violencia tem sua origem na falta de Deus assegura Bispo colombiano 700x452 1

Foto: Pixabay

Redacción (05/07/2022 16:13, Gaudium Press) El sitio web de la Conferencia Episcopal Colombiana publicó un artículo del obispo de Cúcuta (Colombia), Mons. José Libardo Garcés Monsalve. En el texto, el prelado aborda las causas de los innumerables casos de violencia que vive la humanidad en nuestros días.

Los casos de violencia y destrucción que estamos viviendo hoy a nivel mundial, nacional y regional, nos deben llevar a un momento de reflexión sobre la raíz de tantos males que están acabando con la humanidad, concluyendo que todo se debe a que hemos retirado a Dios de la historia personal, familiar y social”, aseguró.

La humanidad ha perdido el sentido de Dios

Mons. Garcés lamentó que los hombres construyan su vida con criterios meramente humanos, tratando de hacer su propia voluntad y olvidando la voluntad de Dios. “Se ha perdido el sentido de Dios y con ello desaparece el sentido del mal y del pecado”, afirmó.

Como solución a esta triste situación que vive la humanidad, el prelado subraya la necesidad de “volvernos a Dios, recibir a Nuestro Señor Jesucristo en nuestra vida, porque Él quiere habitar en cada corazón y en cada familia, dándonos su perdón y misericordia”. ” .

La humanidad necesita la humildad y la mansedumbre de Jesús

Según el prelado, la humanidad necesita la humildad y la mansedumbre del corazón traspasado de Jesucristo para volver a su rumbo. “Qué bien nos hace dejar que Jesús vuelva a morar en nuestro corazón y nos lance a amarnos unos a otros con su propio corazón”, aseguró.

Monseñor Garcés exhorta a los fieles a orar pidiendo al Señor que venga en nuestra ayuda, diciendo con Fe y Esperanza: “¡Ten piedad de nosotros y del mundo entero!”, porque así seremos instrumentos de esa misericordia (EPC).

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas