sábado, 01 de octubre de 2022
Gaudium news > Laicos alemanes piden a Mons. Batzing que rompa con la abortista Irma Stetter-Karp

Laicos alemanes piden a Mons. Batzing que rompa con la abortista Irma Stetter-Karp

Irma Stetter-Karp es co presidente del llamado Camino sinodal alemán.

Irma Stetter-Karp – Foto: Wikimedia Commons

Redacción (11/08/2022 15:36, Gaudium Press) Los laicos también son Iglesia. Y por eso unos laicos piden ahora al presidente del episcopado alemán, Mons. Georg Batzing que rompa con otra laico, la pro-abortista Irma Stetter-Karp, presidente del Comité Central de los Católicos Alemanes y co-presidente del llamado Camino sinodal alemán, junto a Mons. Batzing.

Son los laicos congregados en el movimiento María 1.0, asociación de católicos que se afirma leales al magisterio papal y comprometidos con la unidad de la Iglesia universal, quienes han hecho llegar un comunicado a Infocatolica diciendo:

El miércoles 3 de agosto, como Iniciativa María 1.0 dirigimos una carta directamente al obispo Bätzing. Con gran preocupación nos dirigimos a él en su función de presidente de la DBK [Conferencia Episcopal Alemana], ya que muchos católicos de nuestro país estaban horrorizados y confundidos por las recientes declaraciones de la Dra. Stetter-Karp, que exigía «que la intervención médica de un aborto fuera posible de forma generalizada».

La Dr. Stetter-Karp es la presidente del ZdK (Comité Central de los Católicos Alemanes) y, por tanto, en términos puramente formales, la máxima representante de los laicos católicos en Alemania. Como este tema es de tanta importancia y no puede ser ignorado, anunciamos en esta carta al obispo Bätzing que nos reservamos el derecho de formular y publicar una carta abierta; en la carta le invitamos a adjuntar una declaración de su parte a nuestro texto.

Dado que hasta la fecha (11 de agosto) no hemos recibido respuesta y que, al parecer, el obispo Bätzing sigue colaborando con la Dr. Stetter-Karp, publicamos la siguiente carta abierta. Esta carta ha sido enviada por vía electrónica a varias otras Conferencias Episcopales, especialmente a las que ya han expresado su crítica y preocupación por los acontecimientos en Alemania. También hemos decidido enviar la carta abierta por correo a todos los obispos diocesanos alemanes y al nuncio apostólico.

En esta difícil situación, nos dirigimos al público como pueblo de Dios, para que nada quede oculto, sino que se exponga abiertamente ante los ojos de todos. Para la carta abierta hemos conseguido reunir un buen número de firmantes católicos, que proceden de distintas regiones, tienen diferentes edades, son tanto hombres como mujeres y realizan las más diversas profesiones.

A continuación, la carta dirigida al Obispo de Limburg:

Conferencia Episcopal Alemana

Presidente

S.E. Obispo Dr. Georg Bätzing

Kaiserstrasse 161

53113 Bonn

Excelencia

Estimado Obispo Dr. Bätzing,

«CONGREGA IN UNUM – reunir en uno» es su lema episcopal. Nosotros, los firmantes de esta carta abierta, nos dirigimos hoy a usted preocupados por la unidad de la Iglesia católica dentro de Alemania y por la unidad de la Iglesia católica en Alemania con Roma y la Iglesia universal; ¡hay muchas razones para ello!

Mientras tanto, usted recibe casi regularmente correos de obispos y cardenales de Alemania y del extranjero que se preocupan por el estado de la Iglesia católica en Alemania, incluso de conferencias episcopales enteras, y tampoco faltan las repetidas palabras (admonitorias) de Roma. Un Santo Padre visiblemente frustrado y molesto por las condiciones alemanas se pregunta abiertamente en las entrevistas por qué su «Carta al pueblo de Dios que peregrina en Alemania» del 29 de junio de 2019, para la que se tomó personalmente varias semanas y que escribió como pastor, hermano, padre y creyente de una Iglesia que intenta encontrar su camino hacia adelante, recibe tan poca atención en este país. ¡Nos preguntamos con él sobre esto, Excelencia!

En su carta, el Papa Francisco nos llama a una conversión pastoral, recordándonos «la evangelización debe ser nuestro criterio-guía por excelencia sobre el cual discernir todos los movimientos que estamos llamados a dar como comunidad eclesial; la evangelización constituye la misión esencial de la Iglesia» ¿Y qué opina de esto el Camino Sinodal, del que usted es copresidente? Se rechazó la creación de un foro separado dedicado a la evangelización. En cambio, se acordó que en el curso de las deliberaciones posteriores del Camino Sinodal, se trataría incluso la cuestión de si el oficio de sacerdote católico sigue siendo necesario. Incluso bajo su liderazgo, Excelencia, el Camino Sinodal corre el peligro de caer en la trampa del fuera de juego que, según el Papa Francisco, consiste en creer que «una de las primeras y grandes tentaciones a nivel eclesial era creer que las soluciones a los problemas presentes y futuros vendrían exclusivamente de reformas puramente estructurales, orgánicas o burocráticas pero que, al final del día, no tocarían en nada los núcleos vitales que reclaman atención».

Creemos que es urgente su atención, por ejemplo, a que según una encuesta del instituto de investigación social y de mercado INSA-Consulere, con sede en Erfurt, encargada por la agencia de noticias protestante «Idea» y citada el 18.04.2019 en katholisch.de, sólo el 28% de los católicos romanos sigue creyendo en la resurrección corporal de Jesucristo de entre los muertos. Según una encuesta del Pew Research Center citada también por katholisch.de el 06.08.2019, casi el 70% de los católicos estadounidenses ya no creen en la presencia de Jesucristo en la Eucaristía. En nuestro país, es poco probable que las cifras sean mejores. Y bajo estos auspicios de la evaporación de la fe en sus propias filas, ¿están manteniendo conversaciones con las iglesias de la Reforma sobre la participación mutua en la Eucaristía o la Cena del Señor? ¡No, Excelencia, vamos camino de ese organismo eclesiástico «modernizado», woke-liberal y políticamente correcto que el Papa Francisco advierte que se quedaría sin alma y sin la frescura del Evangelio!

Llevamos mucho tiempo callados sobre todo esto, frotándonos los ojos con perplejidad al ver cómo el estudio del MHG y el abuso de niños y jóvenes inocentes -que condenamos y queremos que se aclare tanto como usted (¡!)- está siendo utilizado como una oportunidad para intentar reestructurar nuestra Iglesia de tal manera que nosotros, como católicos romanos, ya no nos reconoceríamos en ella si no fuera por Roma y la Iglesia universal. Todo ello está orquestado por el mismo puñado de profesores de teología alemanes que parecen estar preparándose para sustituir a la autoridad docente episcopal en nuestro país. Y, por favor, no crean que no nos dimos cuenta de las muchas violaciones deliberadas (también por parte de obispos individuales), tanto pequeñas como grandes, de las directrices romanas explícitas o de las enseñanzas de la Iglesia. ¡Eso no une, Excelencia, eso divide!

Ahora, además, su copresidenta del Camino Sinodal y presidenta de la ZdK, la Dra. Irme Stetter-Karp, ha cruzado una línea roja que hace que ya no guardemos silencio sino que busquemos publicidad: El incidente es bien conocido: La Dra. Stetter-Karp, en su artículo como invitada para «Christ & Welt» en el semanario «Die Zeit» del 17.07.2022, bajo el título «Derecho a la vida, derecho a la autodeterminación», exigió que se «garantice que la intervención médica de un aborto sea posible en todo el país». «Está pendiente una reflexión sobre cómo garantizar la oferta, que también incluye la formación de los médicos en prácticas», continúa Stetter-Karp. El hecho de que la cofundadora de Donum Vitae abuse de su cargo de máxima representante laica de la Iglesia católica y de su copresidencia de la Vía Sinodal para promover una preocupación sociopolítica personal, a saber, la supuesta equivalencia del derecho de autodeterminación de la mujer y el derecho a la vida del niño no nacido que propaga Donum Vitae, ¡es una monstruosidad para todo católico creyente! No sólo eso, la Dra. Stetter-Karp va incluso más allá en respuesta a las críticas inmediatas, afirmando que una ley (estatal) debe aplicarse en última instancia. De este modo, muestra claramente que se encuentra en un conflicto de roles irresoluble, que ella misma obviamente ni siquiera reconoce, y que la sitúa en clara oposición a la doctrina eclesiástica aplicable. Su portavoz de prensa, el Sr. Matthias Kopp, reaccionó entonces con la claridad necesaria y dejó claro que la posición de la presidenta de la ZdK está en contradicción con la Conferencia Episcopal Alemana. Su colaborador en el episcopado, S.E. el obispo auxiliar Thomas Maria Renz, añade en CNA (ndr. en realidad kath.net): «Quien quiera ser y permanecer católico exigirá, por tanto, naturalmente, una oferta nacional de ayuda diversa para las mujeres embarazadas en situaciones de conflicto, pero no una oferta nacional de posibilidades para deshacerse de la propia descendencia.»

¿Y ahora, Excelencia? De usted personalmente, que por lo demás nunca hace una declaración sobre personas como los arzobispos que cayeron «en desgracia» con el DBK el año pasado, S.E. Dr. Stefan Heße y S.E. Dr. Rainer Maria Cardenal Woelki, ¡sólo escuchamos un silencio absoluto sobre el caso de la Copresidente Stetter-Karp! En cambio, ya el 21.07.2022, usted publica otra declaración conjunta con la Dra. Stetter-Karp sobre las últimas amonestaciones de la Secretaría de Estado del Vaticano. ¿Es correcta nuestra impresión de que, en vista del conflicto permanente de Alemania con Roma, quiere evitar a toda costa que las escandalosas declaraciones de la Dra. Stetter-Karp se conviertan en una cuña entre DBK y ZdK y debiliten así el Camino Sinodal? ¿Quiere volver a lo de siempre y seguir trabajando con una copresidenta que -por su continua falta de comprensión-, según las palabras de su hermano en el episopado, S.E. el obispo auxiliar Renz, no puede seguir siendo una católica creíble? Es cierto que usted sólo tiene una cierta influencia sobre quién debe ser el presidente de la ZdK, pero le corresponde a usted, como presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, decidir si está dispuesto a seguir trabajando con la Dra. Stetter-Karp en estas circunstancias.

A nosotros, los firmantes de esta carta, nos resultaría insoportable pensar que un día usted pudiera viajar a Roma codo con codo con la Dra. Stetter-Karp como representante de la Iglesia católica alemana o, si realmente llegara a ser así, que ella pudiera incluso decidir el destino de la «Iglesia católica alemana» junto con usted como copresidente en el previsto Concilio Sinodal. Su Excelencia, le pedimos a usted y a sus hermanos en el episcopado, que todos prometieron en su consagración profesar de forma pura e íntegra el depósito de la fe de la Iglesia transmitido por los apóstoles, que pongan fin a su cooperación con la Dra. Stetter-Karp, a menos que ella esté dispuesta a largo plazo a revisar públicamente su posición y volver a la enseñanza de la Iglesia sobre la protección de la vida por nacer.

Tras la carta aparece una larga lista de firmantes.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas