jueves, 16 de julio de 2020
Gaudium news > Letonia y Suecia: los países europeos que no interrumpieron las Eucaristías públicas

Letonia y Suecia: los países europeos que no interrumpieron las Eucaristías públicas

Mientras Letonia conservó las Eucaristías públicas gracias al diálogo con el estado, Suecia no implementó ninguna medida de aislamiento.

Mons Stankevics Letonia Gaudium Press

Mons. Zbignevs Stankevics. Foto: Religión en Libertad.

Riga (05/05/2020 16:23:04, Gaudium Press) En medio de un panorama universal de la Iglesia caracterizado por fuertes medidas de prevención del contagio del nuevo coronavirus, dos países europeos presentan la inusual característica de no haber dejado en ningún momento de celebrar Eucaristías públicas. Se trata de Letonia y Suecia, los cuales llegaron por vías distintas a una situación que es considerada envidiable por fieles en muchos lugares.

Eucaristías públicas son esenciales

Para Letonia, la preservación de las Eucaristías públicas es un auténtico logro del diálogo de las autoridades eclesiásticas con las autoridades civiles. “Logramos convencer al Estado a este respecto de que el alimento espiritual no es menos importante que el físico”, explicó a Zenit el Arzobispo de Riga, Mons. Zbignevs Stankevics. El prelado expuso que las celebraciones continuaron con la condición de aplicar ciertas medidas de prevención del contagio.

Entre las condiciones aceptadas para no interrumpir el culto público se incluyeron establecer un límite de 25 personas en los templos y celebrar los funerales al aire libre. En el caso de las bodas se permitió la celebración a puerta cerrada, con la presencia únicamente del sacerdote, los contrayentes y dos testigos. “Por lo tanto, en Letonia, todos los sacramentos se celebran sólo limitando el número de participantes tanto como sea posible”, informó Mons. Stankevics.

Un camino distinto

El caso de Suecia es particular, no sólo para la Iglesia, sin para el común de la sociedad, ya que el país decidió no implementar ninguna política de aislamiento social obligatorio. Los templos, escuelas y establecimientos permanecieron abiertos mientras se pidió a los ciudadanos decidir libremente sus medidas de prevención. El país reporta 1540 fallecimientos a causa del coronavirus. Esta cifra es relativamente alta frente a la región, pero baja en comparación con países como Italia o España.

El propósito de esta estrategia es lograr una inmunidad de la población obtenida naturalmente, es decir, permitir que se produzca el contagio. Cuando un elevado número de ciudadanos se haya recuperado de la enfermedad, se producirá un descenso natural de la pandemia que permitirá superar definitivamente la contingencia.

No sólo de pan vive el hombre

Aunque Letonia no abordó de este modo la situación actual, la Iglesia Católica consiguió convencer de la conveniencia de mantener las Eucaristías públicas. “Explicamos que este tipo de posición reduciría las tensiones sociales. Últimamente los psiquiatras han señalado el empeoramiento de los problemas mentales debido a las restricciones”, indicó el Arzobispo de Riga. “La Iglesia ayuda a la sociedad a mantener su salud psicológica y mental en tiempos de crisis. Logramos convencer al Estado a este respecto de que la comida espiritual no es menos importante que la comida física: el hombre no vive sólo de pan”.

Con información de Zenit.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas