domingo, 14 de abril de 2024
Gaudium news > Maravillosas Frases de San Felipe Neri

Maravillosas Frases de San Felipe Neri

La Iglesia Católica celebra hoy, 26 de mayo, la memoria de San Felipe Neri, conocido como el Santo de la Alegría y la Caridad, patrón de los educadores.

Frases e oracao a Sao Filipe Neri 2 768x1020 1

Redacción (26/05/2023 09:53, Gaudium Press) San Felipe Neri nació en la ciudad italiana de Florencia en 1515. Estudió filosofía y teología con los agustinos en Roma.

El Santo llamó la atención de su confesor, quien le pidió ayuda para fundar la Cofradía de la Santísima Trinidad, para asistir a los peregrinos pobres y enfermos. A la edad de treinta y seis años fue ordenado sacerdote.

Ya sacerdote, inició la hermosa obra del Oratorio del Divino Amor, dedicándose a los jóvenes y siendo testigo de su alegría. San Felipe Neri murió el 26 de mayo de 1595, a la edad de 80 años y pasó a ser conocido como el Santo de la Alegría y la Caridad.

Frases de San Felipe Neri

01 – “¡En la guerra por la pureza sólo ganan los cobardes, es decir, los que huyen!”

02 – “Quien no puede dedicar mucho tiempo a la oración, que al menos eleve su corazón a Dios muchas veces”.

03 – “Esta sola razón debe ser suficiente para mantener feliz a un creyente: saber que tiene a la Virgen María junto a Dios, que pide por él”.

04 – “Quien se impacienta con la Cruz encontrará otra más pesada”.

05 – “Es posible restaurar las instituciones con santidad, y no restaurar la santidad con instituciones”.

06 – “Nada más desagradable a Dios que un alma orgullosa de sí misma”.

07 – “Quien voluntariamente se pone en la ocasión diciendo: ‘No caeré’, está más cerca de la caída”.

08 – “¡Sólo la Comunión puede mantener puro el corazón a los veinte años! No puede haber castidad sin la Eucaristía”.

09 – “El Espíritu Santo de Dios habita sólo en los corazones puros y sencillos”.

10 – “Leer la vida de los Santos es el mejor modo de conservar la piedad”.

Oración a San Felipe Neri

Oh glorioso San Felipe, que fuiste tan favorecido por Dios en ayudar y consolar a tus hijos espirituales en la hora de su muerte, sé mi abogado y padre cuando me encuentre en ese tremendo paso. Impétrame la gracia, para que en ese tiempo no me venza el demonio, que no me oprima la tentación y que no me desaliente el miedo.

Fortalecido por la fe viva, la esperanza firme y la caridad ardiente, sostenme con perseverancia en esta última lucha, para que, lleno de confianza en la misericordia de Dios, en los méritos de Jesucristo y en la protección de María Santísima, pueda ser hecho digno de morir la muerte de los justos y de llegar a la patria bendita del paraíso para ver y alabar a Dios contigo y con todos los santos del cielo. Amén. (EPC)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas