viernes, 19 de julio de 2024
Gaudium news > Menos mal Beethoven no fue abortado

Menos mal Beethoven no fue abortado

Exterminar vidas inocentes no es cosa de nuestro tiempo. Esto ya estaba sucediendo incluso antes de Herodes, lo que no sirve como argumento para legalizar el aborto inducido.

aborto Beethoven 700x247 1

Redacción (08/07/2024, Gaudium Press) A Benjamin Constant (1767-1830), politólogo de nacionalidad suiza que vivió en Francia, se le atribuye un diálogo imaginario entre dos médicos sobre el aborto. La información técnica e histórica puede no corresponderse exactamente con los conocimientos actuales, pero el coloquio habría sido el siguiente, según una publicación de un diario portugués:

Supongamos que usted es médico de una familia cuyo padre es sifilítico, el primer hijo es ciego, el segundo nació lisiado, el tercero es tuberculoso, el cuarto es oligofrénico y la madre, que espera el quinto hijo, viene a pedirle para que haga un aborto. ¿Qué harías?

El otro médico responde rápidamente:

No tendría dudas en atenderla. Sería más que justo.

El primer médico dice entonces en tono fulminante e irónico:

– ¡Felicidades! ¡Acabáis de matar a Ludwig van Beethoven, privando a la humanidad de enriquecerse con un talento musical innegable!

Aborto inducido y homicidio: exterminio de la vida

Entre quienes practican o defienden el aborto inducido, la falta de definición del momento en que comienza la vida humana es a menudo invocada como un intento de justificar el acto como moralmente correcto. Este argumento no es válido, ya que la vida humana no comienza: se transmite (lo cual es, de hecho, un postulado básico de la biología). La vida comenzó en tiempos inmemoriales, y desde entonces siempre se ha transmitido, y nunca más se crea aunque pueda extinguirse. Sin embargo, no se trata simplemente de defender la vida, porque la vida, incluso los animales y las plantas, la tienen (y animales y plantas incluso tienen muchos defensores de esa vida). Se trata de defender algo muy noble que es la vida humana. Y, más que eso, vida humana inocente e indefensa, aunque no se sabe si el concebido se convertiría en un gran compositor o si desempeñaría otro papel, destacado o no, en la historia de la sociedad humana.

Así, al ser el concebido un ser humano, el aborto inducido y el homicidio se identifican como el exterminio de una vida. Y un ser humano –ya sea un embrión, un feto, un niño, un adolescente o un adulto– merece la misma protección jurídica y los mismos derechos que los demás miembros de la sociedad, ya que el hecho de que un individuo se desarrolle durante unos meses en su interior el organismo de la madre no cambia en modo alguno su condición humana. Su madre y su padre también pasaron por el mismo proceso: la gestación dentro del cuerpo de la madre (incluido el derecho a nacer después de un tiempo suficiente para afrontar el entorno en el que actuará hasta la muerte natural).

Deberes hacia el cuerpo

Hay quienes argumentan supuestos derechos sobre sus propios cuerpos. Sí, hay derechos sobre el cuerpo, pero también hay deberes hacia otros cuerpos humanos. A nadie se le permite suicidarse (lo cual fue bien analizado y argumentado por Schopenhauer), ni tampoco se le permite atacar los cuerpos de sus semejantes. Dependiendo del país, no se puede dañar ni siquiera a seres irracionales, incluidos los embriones que se desarrollan dentro de huevos. Y, así como los seres humanos ya nacidos tienen el derecho constitucional a la salud corporal y el derecho natural a la vida, los embriones y fetos también tienen el mismo, aunque durante algún tiempo esta vida se desarrolle, según las leyes irrevocables de la naturaleza, en el interior del organismo materno.

¿Aborto legal?

Se habla ignorantemente del aborto legal: a mi entender, no hay aborto legal en nuestro país [Brasil], porque lo que sucede es que la legislación brasileña no castiga a quienes practican determinadas formas de aborto, como lo establece el Código Penal. Y el no castigo está muy lejos de ser legal, aunque hay quienes quieren eliminar esa distancia mediante interpretaciones falaces y sofistas. Los asesinatos cometidos por niños o personas incapacitadas, por ejemplo, no están castigados, lo que difiere de considerar estos actos legales. Si un niño mata intencionalmente a otra persona, no será castigado con los rigores de la Ley, lo que no justifica la intención de legalizar los asesinatos cometidos por menores. Aunque algunos puedan entenderlo de otra manera, este me parece el razonamiento lógico.

Lamentablemente vivimos en una sociedad en la que algunos delitos no son castigados (generalmente por diversas deficiencias sociales, incluidas las judiciales, policiales y políticas), sin embargo, no se debe esperar que el exterminio de vidas inocentes esté amparado por la ley. Una cosa es que un delito tipificado no sea castigado por la ley, y otra, distinta, que el delito sea permitido e incluso encubierto, apoyado y alentado por la ley. Según algunos juristas, hay textos legales en los que el legislador “se equivocó”, lo que da lugar a diferentes interpretaciones, y creo que esta expresión común en el ámbito de la exégesis jurídica puede aplicarse al tema. Este no es, sin embargo, el objetivo de este artículo.

De hecho, debemos recordar que no todo lo que es legal es moral. Los nazis, por ejemplo, llevaron a cabo ciertos actos que, si bien eran entonces conformes a la ley, no eran morales. Más recientemente (2011), el Papa Benedicto XVI, de reciente memoria, dijo: “Vivimos en una época en la que los criterios de ser hombre se han vuelto inciertos; la ética fue reemplazada por el cálculo de las consecuencias”.

Exterminar vidas inocentes no es cosa de nuestro tiempo. Esto ya estaba sucediendo incluso antes de Herodes, lo que no sirve como argumento para legalizar el aborto inducido. Y, lamentablemente, algunos de los responsables de las leyes pretenden obligar a la Medicina a establecer un nuevo especialista: el verdugo. Y, lo que es peor: matar a seres humanos que no han cometido ningún delito y que se encuentran sin posibilidad de defensa ni de fuga. Para colmo, hay quienes quieren hacer obligatorio este tipo de práctica en los servicios públicos de salud, suspendiendo el derecho de los profesionales a la objeción de conciencia, como si dentro de la función médica existiera una amplia disponibilidad de personas como Stalin, Hitler, Mengele, Nerón y Caín.

En beneficio de la vida humana

Exterminar la vida de seres humanos inocentes para poner fin a embarazos no deseados no puede considerarse un motivo plausible. La medicina ha evolucionado mucho, y sigue evolucionando, permitiendo la vida extrauterina meses antes de la fecha prevista de nacimiento. Si el embarazo es no deseado, esto se resuelve con un período de espera hasta que se complete el proceso del parto, y es perfectamente admisible que para el concebido, que tiene derechos según la legislación nacional, el embarazo sea, por el contrario, deseado…

El medio ambiente (animales, plantas, rocas) goza de mayor protección que la vida humana. Paralelamente, asesinos, violadores y torturadores tienen derecho a vivir (a menudo con comodidades y beneficios, e incluso fuera de las prisiones). ¿Por qué, entonces, no permitir el nacimiento de seres humanos engendrados, otorgándoles no sólo derechos constitucionales, sino también aquellos vinculados al derecho natural, incluido el derecho a la vida? Soy médico desde 1977, y nunca he asistido, indicado o recomendado ningún tipo de aborto. Ni siquiera revelé lugares o personas que hacen esto cuando me pidieron que lo hiciera, prefiriendo recomendar al solicitante que cerrara la puerta… ¡desde afuera!

Ni siquiera he participado nunca en actos o documentos médicos destinados a provocar este tipo de exterminio de la vida, a pesar de haber disgustado a varias personas, con algunas de las cuales he perdido amistad (incluso son capaces de imaginar que la extraño). Me propongo seguir esta línea de pensamiento y conducta moral hasta el fin de mis días, incluso cuando ya no pueda ejercer la profesión. Me duele, sin embargo, ver que, después de prometer actuar en favor de la vida humana, algunos políticos, después de ser elegidos, comenzaron a legislar en contra de ello. Y lo que es peor: contra vidas humanas indefensas.

Beethoven murió sordo y con cirrosis hepática, habiendo padecido también enfermedades respiratorias. A pesar de estas desgracias, dedicó gran parte de sus seis décadas de vida al cuidado de familiares enfermos. Ayudó a recuperar a uno de sus hermanos, que sobrevivió a un intento de suicidio. Hoy sabemos que estos problemas fueron fundamentales para estimular su instinto creativo. Deberíamos alegrarnos de que Beethoven no fuera abortado.

Hay un aspecto interesante: los embriones y fetos no votan. Pero este es otro tema…

Por Thales Gouveia Limeira

Médico CRM-SP 133.115/ CRM-ES 2.204

Este texto tuvo por base un artículo del mismo autor, publicado en la Revista AMES (Associação Médica do Espírito Santo) en su edición 44, de junio de 1997.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas