domingo, 01 de agosto de 2021
Gaudium news > Profeta Amós, anuncia el castigo del Reino de Samaria

Profeta Amós, anuncia el castigo del Reino de Samaria

No se sabe el año ni de su nacimiento ni de su muerte. Sí se sabe que nació en Tecua, pequeña ciudad a 17 minutos de Jerusalén.

Redacción (15/06/2021 12:08, Gaudium Press) Hoy la Iglesia conmemora, entre otros santos, al profeta Amós, profeta que inaugura la era de los anunciadores de Dios de los que su mensaje se conserva por escrito. El libro de Amós es canónico.

No se sabe el año ni de su nacimiento ni de su muerte. Sí se sabe que nació en Tecua, pequeña ciudad a 17 minutos de Jerusalén, y por tanto que era judío aunque predicase en el norte de Israel.

Era pastor y cultivador de Sicomoros, frondosos árboles cuyos frutos pequeños son comestibles.

Por su profesión probablemente tenía que hacer muchos viajes. Al leer su libro se encuentra a alguien bien informado, que conoce bien la situación de Israel.

El lenguaje de su libro es duro, enérgico, conciso, no dado tanto a las abstracciones.

Dios le manda a este hombre de campo que predique en Israel: “Ruge el león, ¿quién no teme? Habla el Señor, ¿quién no profetiza?” (3,8). Se presume que su vocación está situada entre los años 760 y 750 a. de C.

Su profecía choca contra las autoridades de la época. El sacerdote Amasías, escandalizado de que Amós ataque al rey Jeroboán y anuncie el destierro del pueblo, lo denuncia, le ordena callarse y lo expulsa de Israel (7,10-13).

Tiene visiones: en las dos primeras Dios le manifiesta su deseo de castigar al pueblo con una plaga de langostas y sequía. El profeta Amós intercede y el Señor perdona.

En la tercera y cuarta visión ve al pueblo como un muro que se derrumbará, como un cesto de higos maduros cuya vida llega a su fin. Es lo que ocurrirá con el reino del norte, solo falta que venga una potencia y derrumbe el muro, o se lleve los higos.

Tiene una quinta visión, de un terremoto, que da paso a una catástrofe militar y la persecución del mismo Dios.

Cuarenta años después las tropas asirias conquistarán Samaria y el Reino del Norte desaparecerá de la Historia.

El anuncio del castigo está muy presente en su libro: “Os aplastaré contra el suelo, como un carro cargado de gavillas” (2,13); “habrá llanto en todos los huertos cuando pase por medio de ti” (5,17). En algunas ocasiones se habla claramente de un ataque enemigo y se puede reconstruir la secuencia de devastación, ruina, muerte y deportación (cfr. 6,14; 3,11; 5,9; 6,11; 6,8b-9; 5,27; 4,2-3).

Pero no solo anuncia el castigo sino los pecados que lo atraen: lujo, injusticia, falso culto a Dios, falsa seguridad religiosa. Ofrece también el libro la verdadera posibilidad de salvación: “Buscadme y viviréis”.

Con información de El Testigo Fiel

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas