martes, 07 de julio de 2020
Gaudium news > Recluso italiano hizo votos de pobreza, castidad y obediencia

Recluso italiano hizo votos de pobreza, castidad y obediencia

El Obispo de Reggio Emilia-Guastalla presidió la celebración eucarística en la que el recluso se consagró con los votos al servicio de Dios.

votos religiosos prisión gaudium press

La vida en la prisión puede vivirse de un modo radicalmente distinto a través de los votos religiosos. Foto: Ye Jinghan.

Roma (27/06/2020 21:17:22, Gaudium Press) Un presidiario italiano cuya identidad ha sido reservada decidió consagrarse a Dios a través de votos de pobreza, castidad y obediencia. Esta decisión representa un avance en su proceso de conversión tras haber sido sentenciado a 30 años de cárcel por el delito de asesinato. El hombre había experimentado un llamado al sacerdocio en su juventud, pero cayó en el consumo de alcohol y drogas y finalmente cometió el crimen durante una riña.

El Obispo de Reggio Emilia-Guastalla, Mons. Massimo Camisasca, presidió personalmente la celebración eucarística de la consagración el sábado 27 de junio. El prelado tuvo la oportunidad de acompañar a través de cartas el proceso espiritual del recluso y autorizó su profesión de votos fuera de una orden religiosa para vivir los consejos evangélicos en prisión. De hecho, algunas características de la vida religiosa podrían tener similitudes exteriores con la vida en una penitenciaría, las cuales podrían ser aprovechadas con este fin.

Votos religiosos, signo de esperanza

Inicialmente el recluso estaba esperando a cumplir la totalidad de su condena antes de hacer algún tipo de consagración, pero uno de los sacerdotes que sirven en la prisión le sugirió no posponer su intención. “Nadie de nosotros es dueño de su propio futuro” indicó el Obispo al periódico Avvenire, “y todo esto es más cierto aún para una persona privada de su libertad. Por eso quise que él pensará primero que todo lo que estos votos significan en su condición presente”.

En una comunicación epistolar con su Obispo, el recluso comentó que la vivencia de la castidad podrá ayudarlo “a mortificar lo que es externo, de manera que lo que más importante en nosotros pueda emerger”. El voto de pobreza le ofrece la oportunidad de asumir ” la perfección de Cristo quién se hizo pobre” y compartir con generosidad. Finalmente el voto de obediencia significa su voluntad de escuchar la voluntad de Dios, sabiendo que “Dios habla también a través de la boca de los ‘necios'”.

Mons. Camisasca destacó esta particular vocación como un “signo colectivo de esperanza, no de escapar de las dificultades sino de enfrentarlas con fuerza y conciencia”.

Con información de National Catholic Register.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas