martes, 29 de noviembre de 2022
Gaudium news > San Francisco Antonio Fasani, modelo de doctor, modelo de franciscano, modelo de sacerdote

San Francisco Antonio Fasani, modelo de doctor, modelo de franciscano, modelo de sacerdote

Por su ciencia, se le conocía como “Padre Maestro”

San Francisco Antonio Fasani

Redacción (29/11/2020 07:21, Gaudium Press) La vida de San Francisco Antonio Fasani, Santo franciscano, es la vida ‘normal’ de un santo religioso. Es claro que en los santos no hay lo que se entiende comúnmente por normalidad, pero lo que se quiere decir es que pasó por la vida haciendo el bien, de acuerdo a su carisma franciscano, y siguiendo la regla alcanzó la virtud heroica.

De familia campesina, su padre adoptivo lo mandó a estudiar al convento de los frailes menores conventuales de Lucera, en el sur de Italia, su lugar natal. Había nacido en 1681.

A los 15 años entra formalmente a la orden de estos frailes menores. Hace sus votos en el noviciado de Monte San Ángel, y luego estudia filosofía y teología en los colegios de Venafro, Agnone, Montella, Aversa y Asís, donde se ordena sacerdote el 19 de septiembre de 1705. Le gusta el estudio, tiene facilidad para él. Alcanza su doctorado en teología con las máximas calificaciones, y luego en 1707 se le destina a enseñar filosofía en el convento de Lucera, regresando así a su ciudad natal.

Pasó la vida haciendo el bien

Pasa el resto de su vida en Lucera. Allí ocupa varios cargos, como el de superior de casa, maestro de novicios, maestro de estudiantes profesor, y también fue el superior provincial de la provincia de San Miguel Arcángel de Apulia.

Por un espacio de 35 años desgasta su vida en el apostolado en la región de la Apulia septentrional y Molisa. ¿Qué es lo que hace? Lo de un santo presbítero: predicación, celebración de la eucaristía, atendimiento en el ministerio de la confesión y obras de caridad con pobres, enfermos, presos. Es claro, en su ministerio brillaba su virtud y su ciencia.

¿Qué decía de él el obispo de Bovino? Que era santo, docto, conocedor de la teología, la que enseñó con mucho beneficio a las gentes, sea en la cátedra, sea desde el púlpito.

Tanta era su reconocida sabiduría, que las gentes, independiente del cargo que ocupase en el momento, lo llamaba siempre de “Padre Maestro”.

Tenía un especial amor al Sagrado Corazón y a la Virgen Inmaculada, cuya novena difundió mucho en Lucera.

Dice el directorio franciscano que “llegó a un elevado grado de contemplación, siendo enriquecido por Dios con carismas y dones especiales”. Se cuenta que obró varios milagros.

Se cuenta – como no podía dejar de ser, pues toda vida es una cruz – que en una ocasión fue acusado falsamente, acusación que llegó hasta el Sumo Pontífice. Estando en frente de él, no quiso defenderse sino que se limitó a besar el pie del Papa, que quedó curado inmediatamente del mal de gota que sufría.

Se encontraba bien de salud, pero aún así, predijo su muerte, la que le comunicó a un amigo suyo, el P. Luis Giocca, a quien también le anunció que pronto fallecería. Al P. Giocca no le gustó esta posibilidad, y le respondió: “Padre Maestro, si usted quiere morir, está en todo su derecho, pero yo no tengo ninguna prisa”. “Los dos vamos a hacer el viaje: yo antes y usted después”, le respondió a su vez el santo. Dos meses después murió el padre Giocca.

Murió San Francisco Antonio Fasani el 29 de noviembre de 1742. Fue beatificado por Pío XII y canonizado por San Juan Pablo II en 1986.

Con información de la biografía del P. Ángel Amo, publicada en Catholic.net, y del Santoral Franciscano en Franciscanos.org

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas