sábado, 25 de junio de 2022
Gaudium news > San Gregorio Magno, Papa, joven un tanto mundano, gigantesco pontífice austero después

San Gregorio Magno, Papa, joven un tanto mundano, gigantesco pontífice austero después

El gran san Gregorio avizoró la grandeza de una Inglaterra convertida.

Redacción (12/03/2022 08:02, Gaudium Press) San Gregorio Magno, que significa grande. Este Papa es el santo del día de hoy.

Era San Gregorio un romano de alta alcurnia, hijo que fue del rico senador Gordien. De joven, no pensaba en la carrera eclesiástica, sino que se dedicó a los estudios, lo que hizo que Justino el Joven lo hiciera Pretor, es decir, un administrador de justicia sólo debajo del cónsul.

De mundano que era, se hace pobre monje

Era demasiado mundano en sus ropas y trajes, y había el temor que disipase la fortuna que le había legado el papá. Pero a la muerte de este ocurre un cambio drástico: usa la fortuna para fundar siete monasterios, seis en Sicilia y uno en Roma, da a los pobres esos trajes por los cuales tanto se había desvivido, e ingresa en el claustro de San Andrés para tomar el hábito de monje, del cual pronto se tornó abad por lo brillante de su virtud.

Caminando por el mercado de Roma, vio unos cautivos que estaban siendo vendidos como esclavos. Admiró la belleza de esta raza y preguntó de donde provenían. “Son Anglos”, se le dijo, a lo que el santo retrucó que “Non angli sed angeli”, es decir ‘No son anglos sino ángeles’. Pidió al Papa Benedicto I la autorización para ir a evangelizar a este pueblo, pero apenas salido de Roma, el pueblo le exigió al Pontífice su regreso.

Fue hecho diácono en el año de 578, y luego enviado a Constantinopla por Pelagio II para unas negociaciones. Varios años estuvo en la sede del imperio romano de oriente, haciéndose apreciar por sus gentes.

Muerto el Papa Pelagio, fue el propio pueblo el que lo aclamó como Pontífice. San Gregorio no quería; huyó, se refugió en una caverna, pidió al emperador que no confirmara su elección, pero todo fue inútil, y gracias a Dios fue hecho Papa el 13 de septiembre de 590.

No faltaban los enemigos, que lo acusaban de disimulación e hipocresía. Pero la vida entera de este santo es una respuesta a estas infamias. Su palacio se volvió un monasterio; vivía en la pobreza. Repartía mucho dinero a los pobres. Vivía para la instrucción cristiana del pueblo.

Luchó por la conversión de los duros lombardos, combatió fuertemente el arrianismo, esa doctrina malévola que negaba la condición divina a Cristo.

El deseo de convertir a los anglos siempre permaneció en su espíritu. En el año 595 envía misioneros bajo la dirección del monje Agustín. Estos llegaron dos años después al reino de Kent, donde su apostolado fue coronado con el éxito. El rey Ethelbert y una gran parte del pueblo se convirtieron a la fe cristiana.

Reformó la liturgia. Reguló el orden de los salmos, oraciones y cánticos. Instituyó una academia de cantores, y él mismo daba lecciones de gregoriano a los jóvenes clérigos. Transformó templos paganos en iglesias.

Sufría de algunas enfermedades, que como la gota a veces lo amarraban a su lecho. Pero estas nunca amilanaron su fuerza de espíritu, su actividad incansable.

Persiguió la brujería, la simonía, que veía en este Papa a un adversario altamente temible.

Sus comentarios a la Sagrada Escritura influyeron notoriamente en el pensamiento de la Edad Media. Con San Ambrosio, San Agustín y San Jerónimo, es uno de los cuatro grandes doctores de la Iglesia Latina.

Muere el 12 de marzo del 604, después de trece años de pontificado.

Su legado

San Gregorio Magno es como el cerrar definitivo de la puerta del paganismo romano y la apertura de la puerta de la Edad Media. Él ayudó a clausurar el paganismo y sus costumbres, exterminó el arrianismo, y aparece como el iniciador de la construcción de la nueva era que inicia, la de la Europa enteramente cristiana.

Decía el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira que con el canto gregoriano él como que dio voz a la Edad Media que nacía.

De él partió el impulso misionero a las islas británicas, que después defluyó, con los grandes misioneros de Inglaterra e Irlanda hacia Europa, más exactamente a Alemania. Es decir, San Gregorio Magno fue regando por doquier semillas de la Edad Media.

Buscó verdaderamente cristianizar al imperio romano de Oriente, que se bamboleaba entre la fidelidad a la sede romana y el cisma, y que definitivamente se terminó separando. Si los bizantinos hubiesen sido fieles a la voz de San Gregorio Magno, el brillo de la Cristiandad hubiese sido incomparable.

San Gregorio puede ser perfectamente el patrono de una nueva Edad Media…

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas