lunes, 15 de abril de 2024
Gaudium news > San Juan Clímaco, abad, se decía que tenía poder para curar las enfermedades del alma

San Juan Clímaco, abad, se decía que tenía poder para curar las enfermedades del alma

La vida de este monje del desierto es la de una luz en constante comunicación con la luz celestial.

San Juan Climaco 700x341 1

Redacción (30/03/2023 07:40, Gaudium Press) San Juan Clímaco nace en Palestina, en el año 525.

Recibió una muy buena educación, y por ello le fue dado el título de ‘escolástico’, que se reservaba para hombres de mucho saber.

Teniendo 16 años se fue a vivir solo, en las cercanías del monte Sinaí, donde moraba un número considerable de eremitas. Pero San Juan Clímaco buscó el sitio más solitario, bajo la dirección del venerable Martirio. Vivía en silencio y en obediencia.

Cuatro años estuvo San Juan bajo la dirección de Martirio, antes de hacer los santos votos, sus compromisos junto a Dios.

Su fama empieza a correr

Después de que murió Martirio, en el 560, San Juan Clímaco fue al desierto de Tola, viviendo en una celda que estaba a tres leguas de la iglesia de los monjes, adonde iba sábado y domingo, para asistir a Misa y recibir la comunión.

A pesar de que quería permanecer oculto al mundo, su fama empezó a correr. Un día fue hasta él un un joven, llamado Moisés, que aceptó como su novicio.

Otro día un monje le pide auxilio, pues la lucha contra las tentaciones de pureza lo tenía al borde de la desesperación. “Hijo mío, le dice Clímaco, el remedio está en el corazón, vamos a rezar”; y después de la oración, desaparecieron las tentaciones. Se comenzó a decir entonces que tenía poder para curar las enfermedades del alma.

No faltaron los monjes que lo calumniaron, pero de esas contrariedades venció la paciencia del santo.

En el año 600 fue elegido Hegumen (abad) de todos los monjes del Sinaí y alrededores. Tenía en ese entonces más de 70 años, pasados en su mayoría en el desierto.

Un día, en plena sequía, él simplemente rezó, y Dios mandó la lluvia abundante. El propio San Gregorio Magno, Papa, le escribió una vez, encomendándose a sus oraciones, y enviándole una considerable limosna que fue usada para un hospital que había en las cercanías.

Juan de Raito, superior de un convento en el Mar Rojo, le pidió que escribiera una regla para la vida religiosa. Así lo hizo San Juan Clímaco, componiendo el ‘Climax’, que significa escala, y que le dio su apelativo de ‘Clímaco’.

También compuso unas instrucciones para superiores, donde exigía de estos pureza de cuerpo y de alma, trabajo constante, firmeza, coraje, y gran caridad e indulgencia contra las faltas humanas.

Después de 4 años de dirigir a los monjes del Sinaí, pidió ser relevado de ese cargo y va para el desierto de Tola, donde muere el 30 de marzo del año 605.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas