martes, 23 de abril de 2024
Gaudium news > Santa Adelaida emperatriz, o las vueltas de una vida

Santa Adelaida emperatriz, o las vueltas de una vida

Una vida de ‘río chino’ decía Plinio Corrêa de Oliveira, de algunas historias que dan muchas vueltas antes de desembocar en el océano.

Adelaida

Redacción (16/12/2023, Gaudium Press) La vida de Santa Adelaida, reina, emperatriz y regente, una vida que bien puede ejemplificar lo que el Dr. Plinio Corrêa de Oliveira titulaba como “ríos chinos”, es decir, corrientes de agua que dan muchas vueltas antes de desembocar en el mar.

Nace Adelaida (o Alicia) hija de Rodolfo II, de la Borgoña superior, en el año 931. Para concluir un tratado con su contendiente, Hugo de Provenza, con quien peleaba por la corona de Italia (Lombardía), Rodolfo firma un tratado en una de cuyas cláusulas se especificaba que su tierna niña Adelaida se casaría con el hijo de Hugo, Lotario.

Siendo ya Lotario rey de Italia, aunque de forma casi meramente nominal, se cumple la cláusula del tratado y Adelaida se casa, naciendo de ese hogar una niña, Emma.

Destino fijado por siempre, se diría, pues gobernaría junto a su marido sobre el reino de los lombardos: Pero no fue así.

En el año 950, muere Lotario muy joven, tal vez asesinado por su sucesor, que era Berengario, quien realmente gobernaba. Queda pues ella viuda muy joven, a los 18 años.

La reina va a la cárcel

Berengario, usurpador del trono, prendado de los dones de Adelaida quiere que ella se case con su hijo, pero como la Santa se niega, la manda encarcelar en un castillo de lago de Garda, tratándola de la forma más brutal. El capellán de Adelaida, P. Martín, queda admirado con la resignación de la joven.

Destino fijado ahí, se diría, pues terminará sus días en la oscuridad y en el maltrato de una perdida celda: pues no.

El emperador Otón no puede permitir el caos que reina en Italia e invade su norte, derrotando a Berengario. Entonces, la reina prisionera o escapa o es puesta en libertad y se reúne con el Emperador.

Para consolidar su autoridad sobre Italia y también admirado con la joven, Otón I se casa con Adelaida, con quien tiene cinco hijos.

Sin embargo, el hijo mayor de Otón se va mostrando celoso con la natural y comprensible influencia de la madrastra, y reúne todos los descontentos, que amenazan afectar el imperio. Pero la gracia y virtud de Adelaida termina triunfando sobre los alemanes.

Sube al trono su hijo, pero tiene problemas con la nuera, y se enemista con éste

En el año 973 sube al trono Otón II, el hijo mayor de Adelaida. Mal aconsejado por su esposa, la bizantina Teófana (a los bizantinos les faltaba con frecuencia el coraje y les sobraba la lengua intrigante…), comienzan los problemas con su madre, que abandona la corte y se refugia en Vienne. Finalmente el Abad de Cluny, san Mayolo, consigue la reconciliación entre madre e hijo, y en Pavía el hijo pide de rodillas perdón a la virtuosa mamá.

Pero en el 983 muere Otón II, y asume la regencia la nuera bizantina, quien como los naturales de su pueblo tiene las astucias de la diplomacia y la política, a veces rastreras y bajas, haciendo que una vez más la emperatriz Adelaida abandone la corte. Alguien diría que se acababan la preocupaciones terrenales para Santa Adelaida: pues no.

De forma también inesperada, la regente Teófana muere en el año 991, y siendo aún el heredero al trono muy chico, es a la emperatriz viuda Adelaida a quien le cae el peso del gobierno, asumiendo la regencia, tarea muy engorrosa para un temperamento apacible como el de ella. La vida está llena de sorpresas: unos que desean el poder a toda costa, no lo obtienen, y otros que le huyen, son designados por Dios para cargar esa dura cruz.

Aprovecha Adelaida las riendas que tiene en sus manos, no para vengarse de todos los que injustamente la habían hecho sufrir, sino para fundar numerosos monasterios, masculinos y femeninos; busca igualmente la conversión de los eslavos, que atormentaban la frontera oriental de su Imperio; ayuda a los necesitados. Todo esto sin descuidar sus labores como regente.

La muerte le llega en el monasterio de Seltz, a orillas del Rin, que ella misma había fundado, el 16 de diciembre de 999.

Toda una patrona, para confiar e invocar el auxilio de Dios en todas las vueltas de la vida.

Con información de El Testigo Fiel

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas