sábado, 30 de mayo de 2020
Gaudium news > Santa Juana de Arco: virgen, mártir y profetiza. Centenario de su canonización

Santa Juana de Arco: virgen, mártir y profetiza. Centenario de su canonización

El 16 de mayo de 1920 Santa Juana de Arco era canonizada por Benedicto XV.

Redacción (18/05/2020 09:44, Gaudium Press) La figura de Juana, la doncella de Orleáns, cuyos 100 años de canonización se celebraron el 16 de mayo, brilla en la Iglesia católica como el guerrero infatigable contra invasores de su país, defensora de los derechos de su rey y de la Santa Iglesia, fiel a la ortodoxia más intachable contra sus jueces, clérigos heréticos y de costumbres más que dudosas, virgen intrépida, humilde pastora, mártir y profetiza.

A los 12 o 13 años de edad, en la vida bucólica de una campesina correcta y modesta, refulge el llamado divino. Misteriosas voces de santos y ángeles la convocan a abandonar la tranquilidad de la infancia inocente, las cariñosas amistades, el calor del hogar. Y ella, como un nuevo Abraham, quien, obedeciendo el mandato divino se fue a sacrificar a su único hijo, se embarcó en una de las mayores aventuras de la historia: ¡Sacrificará su propia vida! ¡Y esa jovencita sin experiencia en guerra o artes políticas se convertirá en un modelo de heroísmo en defensa de los Derechos de Dios! Y también de sabiduría y sagacidad ante sus malvados clérigos jueces, como pocos mártires a lo largo de los siglos.

“A todos los países del mundo les gustaría tener una Juana de Arco en su historia”… escribe un autor francés contemporáneo. (1)

Las misteriosas “voces” que la llamaron a la acción, siguen siendo un misterio hoy. Ciertamente fueron apariciones de santos y ángeles, como ella describirá en el proceso, cuyos registros se han guardado para nosotros. Estas voces celestiales le hablaron a la pastora, le dieron consejos, le indicaron cómo actuar, la sostuvieron en dificultades… Pero más que eso: la gracia divina, dentro de su inocente alma valiente, la sostuvo en todas las desgracias. Y no tuvo pocas.

Un cardenal de papel significativo en el Concilio Vaticano II, especialmente en la redacción del documento Gaudium et Spes, la inserta en la lista de profetas del Nuevo Testamento. Estos no están llamados a enseñar nuevas doctrinas, pero “bajo la iluminación divina podrán discernir los sentimientos profundos de su tiempo, diagnosticar los males y prescribir los remedios reales”. [2]

De hecho, “en ningún momento los hombres carecieron del espíritu de profecía”, recuerda Santo Tomás de Aquino. Son suscitados por Dios “para dirigir los actos humanos”. [3]

Fue ese el llamado de “Santa Juana de Arco”.

¡Muy alta vocación a la que ella respondió con el derramamiento de toda su sangre! Pero recibió como pago la negligencia, la traición, la injuria, la perversa y cruel persecución de aquellos a quienes fue llamada a salvar, especialmente al clero de su época.

Sacerdotes, obispos y malos cardenales, fueron aquellos que la condenaron de manera injusta, infame y calumniosa por “bruja e idólatra”; según informan los testigos, una paloma salió y voló hacia el cielo, cuando las llamas terminaron su trabajo.

Desde lo alto de la pira que la consumía, ella gritó insistentemente: “Las voces no mintieron. ¡Las voces no mintieron!” Para los prelados que la llevaron a un nuevo Gólgota, Dios no tenía derecho a intervenir en los acontecimientos. Fueron ellos, obispos y cardenales, teólogos y canonistas, quienes decidieron cómo sería la Iglesia y la Historia.

Aquel que está en los Cielos se ríe de ellos, se burla de ellos el Señor” dice el Espíritu Santo (Salmo 2: 4). Por encima de las conspiraciones de sus verdugos, Dios levantó en las almas fieles la certeza de la santidad de Juana, y la devoción hacia ella surgió entre las personas fieles en el mismo momento en que el verdugo arrojó las cenizas al Sena.

André Malraux, voluntario en las brigadas internacionales que luchó en España contra los católicos nacionalistas (1936-1939), que ni admiraba ni quería imitar la epopeya de Santa Juana, sin embargo observó: “Juana, sin tumba y sin retrato, tu tumba fue el corazón de todos los vivos”.

En efecto, los “vivos” son aquellos que se bautizan y que, en la postura habitual de la gracia divina, adquieren un “sentido de la fe” capaz de discernir dónde se encuentra la verdadera fidelidad a los Mandamientos, la santidad, la honestidad… En resumen, la Iglesia inmaculada nació del costado de Nuestro Señor Jesucristo, cuando el soldado romano hirió su divino Corazón con la lanza. Y si la Iglesia tardó 500 años en elevar a Juana al honor de los altares, ella ya era admirada, venerada, invocada como bienaventurada por aquellos que, afligidos por las calamidades que devastaron a la Novia de Cristo, estaban seguros de la ayuda divina.

Su propio verdugo, el primer devoto de Santa Juana de Arco

Su primer devoto fue el propio verdugo, quien en la misma tarde de la ejecución, acudió discretamente al convento dominico, en busca de un religioso de reconocida piedad para confesarse: “¡Maté a una santa!”, exclamó el hombre sofocado. Esta “fama de santidad” se extendió tan universalmente que en la Primera Guerra Mundial -que arrasó a Europa durante cuatro largos años (1914-1918) produciendo entre 20 y 30 millones de muertos- soldados no solo de Francia, sino también de otras nacionalidades e incluso estadounidenses, afirmaron haberla visto en el campo de batalla, y llevaban simples vitelas con su imagen, rogándole ayuda y protección a la virgen mártir. Solo cuatro años después de este conflicto armado, cuyo final fue predicho por Nuestra Señora en Fátima en 1917, la Santa Sede la había inscrito en el catálogo de los santos que todos los católicos con sensus fidei (sentido de la fe) reconocieron como tal.

En los días de Santa Juana de Arco, el papado fue desolado por el “Cisma de Occidente”, en el que varios cardenales se arrogaban ser el verdadero Papa. Ella habría sabido “prescribir los verdaderos remedios”, habiendo sido suscitada por Dios “para dirigir los actos humanos”. No se le escuchó, sino que se le quemó en una plaza pública.

Al conmemorar estos 100 años de su elevación al honor de los altares, quiera ella suscitar almas proféticas capaces de indicar los verdaderos remedios para nuestro siglo XXI.

Por José Manuel Jiménez Aleixandre

____

[1] Cf. D. Magnier – http://www.stejeannedarc.net

[2] JOURNET, Charles, L’église du verbe incarné: Essai de Théologie spéculative, La Hiérarchie Apostolique, [Saint-Maurice], v. Yo, Saint-Augustin, 1998, p. 281-285.

[3] S. Th., II-II, q. 174, a. 6, anuncio 3

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas

  • ¡No tengamos miedo! (Lc 1,7)

    ¿Decir que América Latina es el nuevo foco de la pandemia no es una afirmación temeraria más próxima al terrorismo biológico? [caption id=”...

    Más
  • El coletazo de la cruel pandemia

    Sorprendente: según una encuesta recientemente hecha en Francia, más del sesenta por ciento de los consultados prefiere el modelo Chino al de los Es...

    Más