viernes, 19 de julio de 2024
Gaudium news > XII Domingo del Tiempo Ordinario: ¿Puede Dios dormir?

XII Domingo del Tiempo Ordinario: ¿Puede Dios dormir?

Dios sostiene constantemente a todos los seres para que existan. Sin embargo, a veces parece dormir. ¿Por qué?

Jesus dormindo na barca Duomo Milao Italia Foto Francisco Lecaros

Redacción (23/06/2024, Gaudium Press) El evangelio de este duodécimo domingo del tiempo ordinario presenta la encantadora escena en la que Nuestro Señor, estando a bordo de una barca con los discípulos, se queda dormido sobre una almohada. Durante el viaje, “comenzó a soplar un viento fuerte y las olas se lanzaban dentro de la barca, de modo que empezaba a llenarse” (Mt 4,37), y el Maestro seguía durmiendo…

Los discípulos lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿perecemos y no te importa?”. Él se levantó y ordenó al viento y al mar: “¡Silencio! ¡Cállate!’. El viento cesó y se hizo una gran calma” (Mt 4,38-39).

Este pasaje, rico en significados, ha sido interpretado de muchas maneras a lo largo de los siglos. En opinión de San Agustín, el hecho de que Jesús durmiera es un misterio; los ocupantes de la barca pueden representar las almas que pasan su existencia en este mundo sobre el madero de la Cruz de Nuestro Señor; y la barca puede verse como una figura de la Iglesia. Otra forma de ver el episodio, según el santo doctor, es que al ser bautizados y templos donde habita la Santísima Trinidad, nuestro corazón puede compararse a una barca que navega en alta mar: no puede hundirse si el espíritu es inmerso en pensamientos elevados, y si el Maestro está despierto en la barca. [1] Todavía hay quienes discuten si la actitud de los discípulos al despertar a Nuestro Señor fue la más correcta, o si sería mejor dejarlo dormir.

La barca, corazón del hombre

En cualquier caso, veamos el barco como una imagen del corazón del hombre. El justo Job dijo que la vida del hombre en esta tierra es una lucha (cf. Job 7,1). Por tanto, todos los hombres, buenos o malos, tienen que afrontar tribulaciones y tempestades a lo largo de su existencia. Ahora, se nos presenta el siguiente problema: ¿Está o no nuestro Señor “a bordo” de “nuestra barca” sosteniéndonos, para que podamos atravesar ilesos las tormentas que nos sobrevienen en este valle de lágrimas?

Por eso, para quienes se convirtieron en Templo de la Santísima Trinidad en el momento del Bautismo, todo cuidado en no expulsar a Jesús de la “barca” es poco. ¿Y cómo se le puede expulsar? Por un solo pecado mortal… El alma en estado de pecado ya no tiene al Guía Divino al timón, y queda a merced de toda clase de olas.

Sin embargo, es necesario considerar que, aunque seamos fieles en la práctica de los mandamientos y Nuestro Señor tenga en sus Divinas manos nuestro “timón”, habrá ocasiones en las que, para nuestro beneficio, Jesús aparecerá dormido durante la tormenta, para demostrar la autenticidad de nuestro amor y nuestra confianza en la Providencia. Nos corresponde, en estos momentos, confiar en que, aunque Él parezca estar dormido, nos está guiando y guiando como siempre.

La barca, figura de la Iglesia

Quizás la mayor exégesis que se puede hacer de la escena sea, sin duda, ver la barca como figura de la Santa Iglesia. En él estaban presentesla cabeza, el vicario y las columnas. Mientras tanto, la Cabeza dormía. ¿Por qué razón? En palabras del padre Antônio Vieira: “Cristo duerme en la tormenta, porque la barca está segura en la Providencia de Pedro. Pedro era el piloto del barco y Cristo era el piloto del piloto. ¡Oh admirable Providencia del gobierno universal de la Iglesia! El barco es uno y los capitanes son dos. Los Apóstoles manejaban los remos, pero bajo el mando de Pedro; y Pedro sostenía el timón, pero bajo el mando de Cristo. Pedro era quien gobernaba, sí; pero gobernaba gobernado. La nave gobernada por la dirección de Pedro; pero Pedro gobernado por la dirección de Cristo.”[2]

Ahora bien, la Santa Iglesia a lo largo de la historia ha pasado por muchas tempestades, ya sea con persecuciones, herejías o incluso cismas. Sin embargo, a pesar de todo esto, salió victoriosa, porque Nuestro Señor estuvo y estará con Ella todos los días, hasta el fin de los tiempos (cf. Mt 28,20), como Él mismo aseguró, y por eso “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mt 16,18).

Pero en estos días, la Barca de Cristo parece zozobrar en medio de la tempestad. ¿Estará realmente el Maestro “durmiendo sobre una almohada”? Una cosa es segura: ¡la Iglesia es inmortal! Alguien podría preguntar: “pero ¿cómo, si su situación parece encaminarse hacia una debacle?” A estos les aconsejamos que corran hacia el Señor y le digan: “Maestro, ¿estamos pereciendo y a ti no te importa?” (Mt 4,38). ¡Tu barca parece que se está hundiendo y las olas ya empiezan a llenarlo! (cf. Mt 4,37). A lo que Él dirá: “¿Por qué tenéis tanto miedo? ¿Todavía no tienes fe? (Mt 4,40). Recordemos la primera lectura:

Quien cerró con puertas el mar cuando brotaba del vientre de su madre […]; cuando marqué sus límites y puse puertas y barrotes, y dije: “Hasta aquí llegarás, y no más allá; aquí cesa la soberbia de tus olas? (Job 38,8.10-11.31)

Así, tengamos Fe en que, por mucho que la Iglesia pueda aparentar algún declinio, su Divina Cabeza, el mismo que es Señor de los vientos y de los mares, dirá a la tormenta: “hasta aquí llegarás, y no más” (Job 38, 11).

Por Guilherme Maia

___

[1] Cf. AGOSTÍN DE HIPONA. Sermo LXIII, 1-3. In: MIGNE, Jacques-Paul (org.). Patrologiae cursus completus: series latina. Paris: Jacques-Paul Migne, 1865, v. 38, p. 424-425.

[2] Obra completa Padre Antônio Vieira: tomo II parenética. São Paulo: Loyola, 2015, v. IX, p. 273-274.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas