Loading
 
 
 
Loading
 
Se clausura en Roma fase diocesana para la causa de beatificación de Madre Anselma Viola
Loading
 
29 de Julio de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Roma (Lunes, 29-07-2019, Gaudium Press) Avanza un paso más la causa de beatificación y canonización de la Madre Anselma Viola, fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Catequistas de Jesús Redentor. La fase diocesana de investigación, que comenzó en Roma el 9 de noviembre de 2017, fue clausurada el pasado 19 de julio.

La ceremonia de cierre de la fase diocesana ha tenido lugar en el contexto de la apertura del Capítulo General de la congregación de Madre Anselma, y ha contado con la presencia de Mons. Slawomir Oder, Vicario Judicial del Tribunal Diocesano, el mismo que abrió la fase de este proceso el pasado noviembre.

Suore Missionarie Catechiste di Gesù Redentore.jpg
Madre Anselma Viola.

Durante su intervención, el Vicario Judicial recordó que "Amor, reparación y apostolado" fue el lema que guio la vida de la religiosa, quien dejó huella por su capacidad para combinar tanto la vida contemplativa con la acción y el compromiso con el apostolado.

"Con su ardiente celo apostólico va a las afueras de la ciudad boliviana. El impacto con los pobres, la constatación de iglesias mal tenidas, los tabernáculos construidos con cajas de jabón, en encendieron en su corazón el deseo de encontrar adoradores que repararan tanta indiferencia. Cristo, para la hermana Anselma aparece como el gran olvidado en los tabernáculos, el indignado en los hermanos y el ofendido en los pequeños sacerdotes dignos", indicó Mons. Oder.

De acuerdo con el Vicario Judicial, Madre Anselma "fue muy apreciada por sus virtudes y por la fidelidad con la que correspondía a su vocación. Muy apreciada también por su capacidad para aconsejar y en el apoyo espiritual. De perenne actualidad por su extraordinaria actitud para soportar las pruebas, tribulaciones y humillaciones con tal de cumplir siempre la voluntad del Señor".

Madre Anselma Viola nació el 10 de abril de 1892, un Domingo de Ramos, en Falvaterra, en la provincia italiana de Frosinone. Fue la primera de ocho hijos, que fueron educados en una familia muy devota.

Respondiendo al llamado de Dios a la vida consagrada, ingresa en 1915 al noviciado del Instituto de las Hijas de Santa Ana en Roma. En esta comunidad es enviada a América Latina de misión, llegando primero a Perú y posteriormente a Bolivia, país donde pasado los años se refugia en las periferias de La Paz. Allí se le encarga la dirección de un colegio.

Viendo la pobreza y la apatía que allí existía ante Jesús Sacramentado, nace en el corazón de la Sierva de Dios el anhelo de hallar adoradores que lograran frenar esa indiferencia. A la par crece en su corazón el deseo de ayudar a los más necesitados, descubriendo en ellos la presencia de Jesús.

Con el paso de los años, recibe la inspiración del Espíritu Santo para fundar una nueva familia religiosa, que es fundada el 21 de noviembre de 1941. Se trata de la Congregación de las Misioneras Catequistas de Jesús Redentor, fundamentada en tres pilares: "Amor, Reparación, Apostolado", que es a la vez el lema de la Congregación, y teniendo al a Eucaristía como el "Bien más precioso de la Iglesia".

La aprobación diocesana de la comunidad llega en el año 1949, pero solo hasta 1980 se abre la primera misión en Uruguay. Avanzada en edad, Madre Anselma ve partir a misión a cuatro hijas de su comunidad, falleciendo el 9 de febrero de 1983. Poco después, en 1984, la congregación recibía la aprobación pontificia.

Con información de RomaSette.it y suoreinmissione.org.

Loading
Se clausura en Roma fase diocesana para la causa de beatificación de Madre Anselma Viola

Roma (Lunes, 29-07-2019, Gaudium Press) Avanza un paso más la causa de beatificación y canonización de la Madre Anselma Viola, fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Catequistas de Jesús Redentor. La fase diocesana de investigación, que comenzó en Roma el 9 de noviembre de 2017, fue clausurada el pasado 19 de julio.

La ceremonia de cierre de la fase diocesana ha tenido lugar en el contexto de la apertura del Capítulo General de la congregación de Madre Anselma, y ha contado con la presencia de Mons. Slawomir Oder, Vicario Judicial del Tribunal Diocesano, el mismo que abrió la fase de este proceso el pasado noviembre.

Suore Missionarie Catechiste di Gesù Redentore.jpg
Madre Anselma Viola.

Durante su intervención, el Vicario Judicial recordó que "Amor, reparación y apostolado" fue el lema que guio la vida de la religiosa, quien dejó huella por su capacidad para combinar tanto la vida contemplativa con la acción y el compromiso con el apostolado.

"Con su ardiente celo apostólico va a las afueras de la ciudad boliviana. El impacto con los pobres, la constatación de iglesias mal tenidas, los tabernáculos construidos con cajas de jabón, en encendieron en su corazón el deseo de encontrar adoradores que repararan tanta indiferencia. Cristo, para la hermana Anselma aparece como el gran olvidado en los tabernáculos, el indignado en los hermanos y el ofendido en los pequeños sacerdotes dignos", indicó Mons. Oder.

De acuerdo con el Vicario Judicial, Madre Anselma "fue muy apreciada por sus virtudes y por la fidelidad con la que correspondía a su vocación. Muy apreciada también por su capacidad para aconsejar y en el apoyo espiritual. De perenne actualidad por su extraordinaria actitud para soportar las pruebas, tribulaciones y humillaciones con tal de cumplir siempre la voluntad del Señor".

Madre Anselma Viola nació el 10 de abril de 1892, un Domingo de Ramos, en Falvaterra, en la provincia italiana de Frosinone. Fue la primera de ocho hijos, que fueron educados en una familia muy devota.

Respondiendo al llamado de Dios a la vida consagrada, ingresa en 1915 al noviciado del Instituto de las Hijas de Santa Ana en Roma. En esta comunidad es enviada a América Latina de misión, llegando primero a Perú y posteriormente a Bolivia, país donde pasado los años se refugia en las periferias de La Paz. Allí se le encarga la dirección de un colegio.

Viendo la pobreza y la apatía que allí existía ante Jesús Sacramentado, nace en el corazón de la Sierva de Dios el anhelo de hallar adoradores que lograran frenar esa indiferencia. A la par crece en su corazón el deseo de ayudar a los más necesitados, descubriendo en ellos la presencia de Jesús.

Con el paso de los años, recibe la inspiración del Espíritu Santo para fundar una nueva familia religiosa, que es fundada el 21 de noviembre de 1941. Se trata de la Congregación de las Misioneras Catequistas de Jesús Redentor, fundamentada en tres pilares: "Amor, Reparación, Apostolado", que es a la vez el lema de la Congregación, y teniendo al a Eucaristía como el "Bien más precioso de la Iglesia".

La aprobación diocesana de la comunidad llega en el año 1949, pero solo hasta 1980 se abre la primera misión en Uruguay. Avanzada en edad, Madre Anselma ve partir a misión a cuatro hijas de su comunidad, falleciendo el 9 de febrero de 1983. Poco después, en 1984, la congregación recibía la aprobación pontificia.

Con información de RomaSette.it y suoreinmissione.org.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los homenajes marianos, que comenzaron el 15 de agosto con la bajada de Nuestra Señora de su camar ...
 
El pasado sábado, 14, la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción, quedó repleta de fieles ...
 
En la frontera con el estado de San Pablo, rodeado de verdes montes, se localiza el municipio minero ...
 
Por sexto año consecutivo los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa organizan el festival que ...
 
La mistica Teresa d'Avila o meglio Teresa di Gesù, è stata una religiosa maestra di obbedienza e d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading