viernes, 29 de mayo de 2020
Gaudium news > 15 de mayo: inicia novena mundial a María Auxiliadora

15 de mayo: inicia novena mundial a María Auxiliadora

Un año más la Familia Salesiana ha preparado la novena. Se pedirá la intercesión de la Virgen ante la emergencia sanitaria.

María Auxiliadora Turín

Imagen de María Auxiliadora que se encuentra en la Basílica de Turín, Italia / Foto: Archivo.

Turín (13/05/2020 12:25, Gaudium Press) Entre las festividades marianas que ocurren en mayo, la de María Auxiliadora tiene gran importancia para la Familia Salesiana. En preparación a esta solemnidad –que ocurre el día 24– tendrá lugar la Novena Mundial; meditaciones, oraciones y reflexiones que comenzarán el 15 de mayo.

Se trata de una edición más de una novena que se realizará on-line y a nivel mundial, dirigida especialmente para los salesianos, pero también para los devotos a la Auxiliadora. 

“Sancta Maria, succurre miseris”

En esta ocasión, ante la emergencia sanitaria que enfrenta el mundo debido a la pandemia del Covid-19, la novena se inspirará en la antífona mariana que está escrita en la Basílica de María Auxiliadora de Turín, y dice:

“Sancta Maria, sucurre miseris, iuva pusillanimes, refove flebiles, ora pro populo, interveni pro clero, intercede pro devoto femineo sexu, sentiat omnes peccatores tuum iuvamen, quicumque tuum sanctum implorat auxiliom”.

Que traduce: “Santa María, ayuda a los necesitados, haz fuertes a los pusilánimes, anima a los débiles, reza por el pueblo, intercede por el clero, intercede por las mujeres, que todos experimenten la ayuda sobre todos los pecadores y los que imploran tu santa ayuda”. 

Testimonios de santidad en tiempos de epidemia

Cada día de la novena habrá un video –disponible en el facebook de la agencia de información salesiana ANS– que contará con las reflexiones del Rector Mayor de los Salesianos, Padre Ángel Fernández Artime; los textos del sacerdote Pierluigi Cameroni y testimonios de figuras de santidad de la Familia Salesiana que vivieron en tiempos de epidemia.  

Además, se invitará a los devotos de María Auxiliadora a vivir cada día un compromiso, y a realizar el Acto de Abandono especial a la Virgen, “renovando con el corazón de nuestro Padre Don Bosco, nuestra confianza en María Santísima Auxiliadora en esta hora de grandes pruebas y sufrimientos, pero llenos de solidaridad, de fe, de amor y de esperanza”, como indican en nota de prensa de la ANS. 

Consagración a María Auxiliadora

¡Oh Santísima e Inmaculada Virgen María, tiernísima Madre nuestra y poderoso Auxilio de los Cristianos! Nosotros nos consagramos eternamente a tu dulce amor y a tu santo servicio. Te consagramos la mente con sus pensamientos, el corazón con sus afectos, el cuerpo con sus sentidos y con todas sus fuerzas, y prometemos obrar siempre para la mayor gloria de Dios y salvación de las almas.

Tú, pues, ¡oh, Virgen incomparable! que fuiste siempre Auxilio del Pueblo Cristiano, continúa, por piedad, siéndolo especialmente en estos días. Ilumina y fortifica a los obispos y sacerdote y tenlos siempre unidos y obedientes al Papa, maestro infalible; promueve las vocaciones y aumenta el número de tus ministros, a fin de que, por medio de ellos, el reino de Jesucristo se conserve entre nosotros y se extienda hasta los últimos confines de la tierra. 

Te suplicamos ¡oh, dulcísima Madre! que no apartes nunca tu piadosa mirada de la juventud, expuesta a tantos peligros, de los pobres pecadores y moribundos y de las almas del Purgatorio: sé para todos ¡oh María! dulce Esperanza, Madre de Misericordia y Puerta del Cielo.

Te suplicamos, gran Madre de Dios, que nos enseñes a imitar tus virtudes, particularmente la angelical modestia, la humildad profunda y la ardiente caridad, a fin de que, por cuanto es posible, con tu presencia, con nuestras palabras y con nuestro ejemplo, representemos, en medio del mundo, a tu Hijo, Jesús, logremos que te conozcan y amen y podamos, llegar a salvar muchas almas.

Haz, ¡oh, María Auxiliadora! que todos permanezcamos reunidos bajo tu maternal manto; haz que en las tentaciones te invoquemos con toda confianza; y en fin, el pensamiento de que eres tan buena, tan amable y tan amada, el recuerdo del amor que tienes a tus devotos, nos aliente de tal modo, que salgamos victoriosos contra el enemigo de nuestra alma, en la vida y en la muerte, para que podamos formarte una corona en el Paraíso. Así sea.

Ver también:

La poderosa oración a María Auxiliadora para proteger las casas

Con información de ANS. 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas