lunes, 27 de septiembre de 2021
Gaudium news > Monteiro Lobato, maestro del lenguaje falaz

Monteiro Lobato, maestro del lenguaje falaz

Los cuentos de niños a menudo no son más que el trabajo de la imaginación del autor. Ahora bien, ¿qué había detrás de la mente de Monteiro Lobato cuando escribió sus obras?

Redacción (13/09/2021 11:43, Gaudium Press) Monteiro Lobato es famoso por sus obras infantiles. Es muy difícil encontrar un brasileño que en su infancia nunca haya tenido contacto con sus historias, especialmente una: “O Pica-Pau Amarelo” (El Carpintero Amarillo). Recordemos el amanecer de nuestra vida, aunque sea por un momento, y viajemos hasta ese sitio, pero esta vez desvelando sus secretos a través de un prisma que presenta el Evangelio: “Cuidado con los falsos profetas. Vienen a ti disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos arrebatadores” (Mt 7, 15).

En el sitio

En aquellos días, el dueño de un circo y su abogado desaparecieron luego de una larga búsqueda de su rinocerontes raptado. La última vez que lo vieron fue a la entrada del lugar del Carpintero Amarillo. Misteriosamente, sus cuerpos nunca fueron encontrados, quedando solo una hipótesis: el robo del animal seguido del asesinato de sus dueños.

Ahora bien, ¿quién podría, en un cuento infantil, escenificar un robo seguido de un asesinato? Solo si lo dices sin decirlo, como bien lo expresa la filosofía del personaje que hizo famoso a Monteiro, Emilia: “haz de cuenta” que no lo dijo… al menos no con esas palabras.

Quizás alguien diga que no es real

Los hombres [el dueño del circo y su abogado] se detuvieron en la puerta [del lugar] y pidieron permiso para entrar. Entraron. Desmontaron. Caminaron hasta el porche.

Deseamos hablar con la dueña de casa, dijeron.

Doña Benta se adelantó. […]

Mi señora […]. El señor Mueller es dueño de un rinoceronte que se escapó de allá hace unos meses. Después de una larga investigación, descubrió que el animal estaba escondido aquí y vino conmigo a reclamarlo. Soy su abogado.

El rinoceronte reconoció al señor Mueller y movió el hocico con desgano, muy triste, sin ganas de jugar.

¿Qué es? preguntó la muñeca [Emilia] en su oído.

– “Ese rubio es mi dueño”, respondió el paquidermo, y vino a buscarme. Estoy triste porque me gusta mucho más aquí que el circo …

Emilia se retorció por completo, dándoles a los dos intrusos una mirada terrible. Reflexionó un momento y luego le dijo al animal:

No te enojes. Me ocuparé de que estos piratas huyan más rápido que los cazadores. Dijo y bajó las escaleras, dirigiéndose al porche, donde se paró detrás de una silla escuchando la conversación de los hombres con la anciana.

No hay duda de eso, dijo doña Benta. Si el animal es suyo se lo puede llevar, aunque aquí está muy acostumbrado y no nos molesta para nada.

Está bien, dijo el alemán. Me lo llevo enseguida.

Al escuchar estas palabras, Emilia no pudo contenerse. Saltó de detrás de la silla, se plantó frente al hombre, […] y dijo:

¡No va así, mi querido señor! No basta con decir que el rinoceronte es suyo. Tienes que demostrar que es suyo, ¿sabe?

[…]

Sí, sí, señorita, [dijo el abogado], el rinoceronte le pertenece aquí a mi amigo Mueller, que viene a reclamarlo. […] Lamentablemente nos vemos obligados a llevarlo al circo.

[…]

Vayamos por partes, dijo ella. Primero que nada, quiero que me demuestre que el Sr. Mueller realmente es el dueño de este rinoceronte. Exijo pruebas, ¿sabe? No llevo un anillo de abogado en mi dedo, pero creo que para la ley lo que cuenta son las pruebas.

[…]

Muy fácil de probar, muñeca. En Brasil no hay rinocerontes. El Sr. Mueller fue el primer hombre en traer uno aquí. Este se escapó. En seguida aparece este rinoceronte por aquí. Por lo tanto, el rinoceronte presente es el mismo rinoceronte del Sr. Mueller.

En ese momento, Emilia no tuvo más remedio que irse a buscar un “polvo de pirlimpimpim” para “hacer desaparecer” al dueño del animal y su abogado…

– “Resolvamos este problema de otra manera”, dijo a su regreso. Aquí tengo este tabaco, que voy a dividir en dos porciones. Usted toma una porción y luego el “caramelo de miel” […] toma la otra. Si no estornudan, entonces el rinoceronte es el mismo que estaban buscando.

El abogado y el alemán encontraron todo muy divertido, y sin ninguna sospecha decidieron tomar la pizca de polvo de pirlimpimpim, seguros de que no estornudarían.

Era una dosis demasiado pequeña para hacer estornudar a dos hombres como ellos, acostumbrados al tabaco fuerte. Ellos tomaron la pizca, sonriendo y… ¡fiunnn! ¡Nadie supo nunca dónde terminaron! Desaparecieron en el espacio…

La victoria de Emilia fue recibida con vítores y aplausos. Incluso el rinoceronte aplaudió en voz alta, encantado con el feliz resultado del incidente. [1]

Similitud con los tiempos actuales

Un robo, un asesinato y para concluir, aplausos por el crimen cometido. ¿Es este un final feliz, o es básicamente una filosofía completamente falaz donde el deseo de invertir los valores sociales es evidente?

Es evidente que en medio de un libro, un hecho como este puede pasar desapercibido. Sin embargo, aisladamente se ve lo dañino que es, especialmente para los niños. Ahí está el gran arte del autor, inculcar subrepticiamente falsos sofismas en sus pequeños lectores, poniendo el mal con apariencia de bien. Después de todo, “el rinoceronte estaba feliz en el sitio”

¿A cuántas personas no habrán inspirado sus escritos? Bien parece que hay cierto parecido de sus libros con los tiempos modernos: muchos utilizan un lenguaje falaz a fin de presentar el mal con apariencia de bien, engañando no solo a los pequeños, sino también a los grandes. ¿No serán reminiscencias de obras de este estilo que afloran en las mentes adultas de antiguos lectores?

Por Fabio Ricardo

[1] Cf. BRASIL, Sales. A literatura infantil de Monteiro Lobato ou comunismo para crianças?. 2 ed. São Paulo: Paulinas, 1959.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas